Inicio Archivos 2017 July 22

Daily Archives: Jul 22, 2017

Escuche audio:

bdcfe94290b656b4335dd7c037851557La soberanía alimentaria tiene como un principio de poner la agricultura al servicio para la alimentación de los pueblos
La salud de los pueblos está muy ligada con la salud de la agricultura produciendo con diversidad y de variada Se mantiene sana y vigorosa.

La soberanía alimentaria permite que haya diversidad en el campo y permite que los agricultores tengan mayor productividad, que tengan menor cantidad de enfermedades y no necesitan de los agrotoixicos para desarrollarse.

Así dice Camila Montesinos Urbina (Chilena), experta y estudiosa sobre la soberanía alimentaria. Ella es una de las participantes de la Séptima Conferencia de la Vía Campesina que se desarrolla en el País Vasco. Dialogó con Perla Álvarez de la organización de mujeres campesinas e indígenas CONAMURI

Consultada sobre la versión que la agricultura campesina no tiene supuestamente productividad ni mejora las condiciones de vida de los campesinos, la profesional significó que en todo el mundo cuando se han hecho investigaciones reales se demuestra que la agricultura campesina es mucho más productiva por hectárea que la agricultura a gran escala o el agronegocio.

Hay estudios realizados en Centro América que si toda la producción agrícola estuviese en manos campesinas se triplicaría la producción actual, en África otro estudio demostró que al menos se duplicaría y tanto en Europa los estudios arrojaron que la agricultura campesina al menos en un 30 por ciento es más productiva que la agricultura industrial.

Donde exista un estudio real siempre la agricultura campesina es más productiva que la industrial señala Camila al sostener que entregando la agricultura a la agroindustria llevaría a la población a un peligro de hambruna.

Al agronegocio no le interesa alimentar a la gente, ellos buscan alimentar a los animales, el monocultivos deja a la gente con poca tierra

Escuche audio:

afiche-oficial-vii-conf-esAsí manifiesta Alazne Intxauspe del Comité de Coordinación internacional de la Vía Campesina que realiza su Séptima Conferencia en El País Vasco en diálogo con Ignacio Cirio de Radio Mundo Real en servicio para DEMOINFO Paraguay.

Como concepto la soberanía alimentaria viene a ser una propuesta política de los pueblos cómo ven y entienden el mundo. Es un derecho de acceder a una alimentación sana donde los pueblos puedan elegir de cómo organiza toda la cuestión de su alimentación. El derecho de cada pueblo. Es la única forma para dar de comer a todo el mundo. Y que los pueblos sean soberanos en su alimentación, dice la lideresa.

No podemos hablar de soberanía alimentaria si las multinacionales o las grandes empresas internacionales son las que estén definiendo y gestionando de cómo se va a dibujar la alimentación, dice. El pueblo es quien tiene el derecho, desgraciadamente en los últimos tiempos las políticas alimentarias se ha apostado a la gran industria, a las trasnacionales que no ayudan al campesino. Ellos ponen las reglas y no las personas para su alimentación.

Escuche audio:

Al campesino se le tilda de haraganes y de otros calificativos agresivos que no son verdades. El campesino necesita saldar su cuenta, así tendrá tranquilidad en su hogar y podrá recuperar su tierra. Ahora el Banco u otra entidad financiera se están quedando con su propiedad.

La Banca pública cobra en concepto de interés al agricultor 12 % por cada crédito y en los privados el interés es en el orden del 40 %.

El agricultor es una persona sacrificada, se levanta temprano para ir a su chacra, se esfuerza por cada cultivo pero al final no siente ni ve el resultado. El campesino no es haragán, al campesino se les han cerrado las puertas para que pueda hacer dinero con su trabajo.

Así dice Osvaldo Acosta, agricultor de la zona de San Alberto en el departamento de Concepción. Fue en el marco de la audiencia pública realizada este viernes 21 de junio en la sala bicameral del Congreso organizada por la Comisión de Ciudadanía y Derechos Humanos del Parlamento del MERCOSUR.

Escuche audio:

Daniel Duarte, dirigente campesino de Itapúa, en nombre de la Coordinadora Nacional Intersectorial que moviliza a campesinos y campesinas en Asunción, habló durante la audiencia pública sobre Derechos Humanos en Paraguay.

Mencionó que sus reclamos son justos considerando que la agricultura familiar campesina se encuentra en “terapia intensiva”. Los campesinos ya no pueden sostener sobre sus espaldas la mala política del gobierno, dijo mencionando específicamente la gestión del presidente Horacio Cartes.

Aprovechó el momento para denunciar una vez más la inoperancia de los entes estatales como el Banco Nacional de Fomento y el Crédito Agrícola de Habilitación. Ante esta realidad a los pequeños agricultores no les queda otro camino que endeudarse en el sector privado donde deben abonar tasas usureras, dijo.

Reiteró que la principal demanda de los manifestantes es la condonación de sus deudas afectadas por inestabilidad climática entre otros factores.

Otro punto reclamado es el fortalecimiento de la agricultura familiar campesina.

Escuche audio:  

Así lo manifestó Marcial Gómez de la Federación Nacional Campesina durante la audiencia pública realizada por la Comisión de Ciudadanía y Derechos Humanos del Parlamento del Mersosur. El encuentro tuvo lugar este viernes 21 de julio en la Sala Bicameral del Congreso.

Al inicio de su exposición valoró la idea de debatir en la sociedad y en la esfera del Estado sobre los múltiples atropellos a los derechos humanos en particular los del sector campesino.
Dio a conocer algunos datos oficiales sobre desigualdad en Paraguay. Dijo que la estructura y tenencia de la tierra como también el modelo de producción desarrollado en nuestro país es la causa principal de la miseria y atropellos a los derechos humanos.

Conforme a datos oficiales en Paraguay el 2.6 % de los propietarios latifundistas poseen el 85.5 % de las tierras aptas para la agricultura. En tanto que el 91.4 % de los pequeños agricultores, que poseen tierras desde una hasta 50 hectáreas, acceden tan solo al 6 % del total de las tierras. En contrapartida, conforme a los propios datos del Estado, en nuestro país existen 300 mil familias sin tierras.

Gómez,de acuerdo a estos datos, dice que Paraguay es el país campeón mundial en materia de concentración de la tierra en pocas manos donde, en base al latifundio, se va desarrollando un modelo de producción empresarial, agroexportadora del monocultivo que violenta todos los derechos del campesinado como también de los pueblos indígenas.

Es un modelo que envenena, destruye los bosques y desaloja a la gente de sus comunidades, puntualizó agregando que este modelo económico basado en el agronegocio genera mayor pobreza, migración y sobre todo violencia en el campo.

Frente a esta situación el campesino que lucha por un pedazo de tierra, por defender su comunidad, esta criminalizado y es reprimido, dice el dirigente.

En los últimos tiempos en la lucha contra la fumigación y el
agrotóxico más de 300 campesinos fueron imputados y procesados por la fiscalía. Algunos incluso fueron condenados.
Finalmente Gómez señaló que para haya democracia plena, libertad, se respeten los derechos humanos, definitivamente en Paraguay se debe transformar el modelo económico vigente. Redistribuir la riqueza, generar una política de reforma agraria y potenciar la producción de alimentos.