Inicio Archivos 2017 July 26

Daily Archives: Jul 26, 2017

(Por Julio César Benegas Vidallet) Solo el 6 por ciento de las tierras cultivables pertenece a las familias campesinas. El resto está usurpado por la ganadería intensiva extensiva, las semillas trasgénicas, noreste, y ahora el arroz mecanizado avanza, en el Sur, contaminando arroyos, manantiales con sus fumigaciones y desechos que envían a los ríos y cauces naturales.

En ese 6 por ciento se produce el 60 por ciento de lo que comemos: maíz, poroto, hotalizas, mandiocas, poroto manteca. Hoy, la mayoría de la gente en el campo le debe a financieras privadas que han visto en sus tierras una garantía para especular con ellas, venderlas a sojeros y arroeceros, principalmente. Más del 30 por ciento de nuestra población vive en el campo y solo el 2 por ciento de la población del país es propietario del 90 por ciento. El mundo campesino, con sus pequeños bosques, sus arroyos, sus humedales, sus azadas y sus bueyes, está en extinción.

Asistimos a la última etapa de destierro masivo para que esa otra forma de organización del capital, altamente mecanizado, que utiliza poquísima mano de obra y que procesa nada la materia prima, avance por los últimos rincones donde viven comunidades indígenas y campesinas. Ese mundo, tal cual, no pasa ni podrá pasar de las herramientas feudales como la azada y el machete, al manejo de la tecnología.

Esta se ha concentrado en las grandes empresas de silos y tractores, y llanos inmensos de pasturas, lejos del antiguo mundo rural. En ese mundo las rutas se hacen pensando en el transporte de sojas y ganados, la seguridad se organiza para defender a los colonos brasileros que actúan de infantería de grandes grupos de capitales como los Favero, los Zucolillo, los Cartes, en línea de acumulación que tiene a Montsanto, Cargill, Bunge, Sigenta a la cabeza.

A este modelo el gobierno, las corporaciones y sus grandes medios llama progreso. Lo que es destierro, desahucio es progreso, es desarrollo, es nambre. Sus perifoneros se ponderan foros el crecimiento económico en el país, sus voceros hablan de la buena salud de las finanzas, de lo bueno que es endeudarse con la banca de Nueva York, alquilar por migajas el predio de Radio Nacional o el Puerto de Villeta.

Como se trata de una avanzada territorial, es decir, el territorio que queda es el que ocupan los campesinos, éstos aparecen como los malos de la película, los haraganes, los retrasados, los que no saben luego cómo manejar su dinero y su producción. Entonces, se les enseña educación financiera en módulos que favorecen la posibilidad de convertir en activo financiero sus tierras, como cualquier otro activo, como un auto o una moto.

El actual gobierno lleva adelante un programa que se denomina sembrando oportunidades, negando hablar con las asociaciones, con los comités de productores y con las organizaciones de base. Cada cual debe vérselas solo,sólo con el Estado,con las financieras,con el mundo. Así ya han logrado que la mayoría de los créditos ya sea con financieras privadas que saben que ellos no tienen capacidad de devolver la plata. Saben y por eso le dan. Lo que quieren es justamente eso, que no puedan pagar para quedarse con sus tierras y venderlas a los sojeros, a los narcoganaderos. Por ahí va la cosa. “No sé si me entendés”, he’i Ulises Silva M.

 

www.facebook.com/juliocesar.benegasvidallet

Escuche audio:

Antonia Martínez tiene 61 años. Es de Choré, departamento de San Pedro. “Tengo muchas gallinas y de eso comemos ahora”, dice. “Mi marido plantó como 6 hectáreas de sésamo y no sirvió de nada. De una hectárea de sésamo salen 200 kilos”. Antonia recuerda que ya pedían crédito desde los años 80, pero nunca habían llegado a esta situación de no poder afrontar los compromisos. Ella es una de las mujeres manifestantes en Asunción que hoy miércoles 26 de julio llevan 17 días consecutivos de intensa protesta.

“Estamos aquí porque ya no podemos. No hay gente que diga “yo no debo”. Mis vecinos no vinieron ni la mitad, pero toda nuestra comunidad está en la misma situación”, dice Antonia. “Añembyasy”, “che pochy che menandi”, “cheagarrá depresión”. “Me siento apenada, enojada con mi marido y deprimida por haber llegado hasta esta situación de salir a pedir algo. Guerreamos. Yo en la casa y mi marido en la chacra. Nosotros nunca llegamos a esta situación”, cuenta.

“Tenemos diez hectácteras. Tenemos dos hijos. Queríamos que nuestros hijos estudien, pero tengo a mi hija que estudió cinco años ingeniería comercial, y se quedó sin poder hacer la tesis. Trabaja en una casa comercial y su salario es poquísimo”, dice. “Si nos condonan la deuda, nunca más hemos de tomar un crédito y si tengo que salir, pondré mis huevos en la canasta y saldré a vender como siempre y viviremos con eso”, dice

Escuche audio:

Bernarda Pesoa, indígena - secretaria de Relaciones de la CONAMURI

Bernarda Pesoa, indígena – secretaria de Relaciones de la CONAMURI

Este 28 y 29 de julio en la Plaza de la Democracia se realizará otra edición de la mayor feria de semillas de Paraguay. Heñói “Feria de las semillas nativas y criollas”

Esta iniciativa Heñói está en el marco de la soberanía alimentaria de los pueblos, dialogamos mucho en los debates, marchas y movilizaciones sobre los objetivos de nuestra lucha, las semillas nativas y la artesanía, cómo mantenerlos vivos en el interés del pueblo, dice Bernarda Pesoa, secretaria de relaciones de la Conamuri, una de las participantes

Los consumidores en la ciudad no saben lo que consumen, compran y compran y siguen enfermos y no tienen cómo curarse.

Nosotros tenemos un posicionamiento, primero planteamos que las semillas transgénicas no ingresen más a nuestro país. Otro planteamiento es la cuestión del etiquetado de alientos en los supermercados. Porque las semillas están siendo patentizadas y se apropian las empresas, obligándonos a comprarlas de nuevo para cada cultivo.

Heñoi es importante porque es una iniciativa dentro de Ñamosêke Monsanto, que es una articulación de organizaciones sociales que pretenden coordinar el trabajo y la incidencia dentro de las organizaciones sociales, hablando en términos de alimentos, vivencia sana y saludable del pueblo.

Cada año hacemos esta feria y en cada fecha conmemorativa de la lucha de los pueblos hacemos marcha en contra de Monsanto.

Esas cosas nosotros volveremos a hacerlas aquí en la plaza de la Democracia, la feria de semillas nativas y criollas, la producción agrícola de diferentes departamentos, habrá diferentes organizaciones y productos. Ojalá que la gente tenga el interés de venir a ver nuestra producción. También habrá intercambio de saberes y experiencias.

Además de exposiciones de semillas, la gente en la ciudad va a encontrar conocimientos y saberes ancestrales, artesanía, la mística de las organizaciones campesinas e indígenas y la conciencia de consumir alimentos producidos en nuestro país, si no comemos nuestros alimentos vamos a seguir viviendo dependientes toda nuestra viva. Por eso queremos compartirlo con la gente de las ciudades.

Escuche audio:
Así manifiesta Gustavo Florentín, joven campesino de la Organización de Lucha por la Tierra OLT en diálogo con Ignacio Cirio de Radio Mundo Real en un servicio para DEMOINFO Paraguay sobre la Séptima Conferencia de la Vía Campesina que concluyó en El País Vasco.

Florentín junto con otros líderes integró la delegación paraguaya. Destacó el desarrollo de la conferencia realizada por la Vía Campesina. Se habló del papel preponderante de la agricultura campesina para hacer frente al agronegocio. El agronegocio es una amenaza para la agricultura familiar campesina, dijo.

Igualmente resaltó la importancia de la agroecología, principalmente para los jóvenes que le servirá como arraigo en el campo. La agroecología es una oportunidad para los jóvenes de mejorar su condición de vida al igual que de otras personas, dijo.

La Vía Campesina, un movimiento internacional de campesinos que representa a más de 170 organizaciones y movimientos en aproximadamente 72 países del mundo.

Escuche audio:

La comunidad de “Zanjita”, ubicada alrededor de 10 kilómetros de Villa Oliva en el departamento del Ñeembucu, se encuentra muy afectada por la instalación en el lugar de la arrocera Villa Oliva Rice, una empresa multinacional. Ante esta realidad los lugareños conformaron una Coordinadora integrada por asociaciones de pescadores, pequeños productores, comisiones vecinales, entre otras organizaciones.

La señora Sara Villasanti, presidenta de dicha Coordinadora, en diálogo con la Radio Universidad de Pilar, expresó que se organizan para defender el derecho de vivir en un ambiente sano y saludable. Denuncian que la arrocera contamina el ambiente, modifica cauces hídricos, afecta al campo comunal de Zanjita y además los empresarios pretenden apropiarse de un Puerto. ”Los pequeños ganaderos están seriamente afectados.” “Ellos avanzan con mucha prepontencia”  Hacen fumigaciones aéreas dañando los cultivos de los pequeños agricultores.  “Mucha gente tiene miedo”, dijo la señora.