Inicio Derecho a la comunicación

El jueves 1 de junio, a las 9 hs en el local de la Facultad de Filosofía UC se realizará el Diálogo sobre “La experiencia educativa de Tuna (Misiones)” con el P. José Miguel Ortega s.j.

Las Ligas Agrarias Cristianas constituyeron una experiencia campesina significativa en las décadas de 1960 y 1970. Junto a sus iniciativas organizativas y económicas (minga, jopói, chacra común, almacén de consumo, “contrata”, etc.), la educativa fue de real importancia: los cursillos y las escuelitas campesinas, enlazados con la nueva vida comunitaria en construcción.

Una de las experiencias significativas fue la de la escuela de Tuna donde el P, José Ortega tuvo un papel importante junto a un hermano suyo venido de España para sumarse en este compromiso de apoyo a la organización campesina en su afán de superar las condiciones de injusticia y avanzar hacia una liberación.
En este sentido, la educación liberadora jugó un papel importante frente a la educación bancaria, domesticadora, -la escuela pública de la época de Stroessner- rechazada por los campesinos. Estas escuelitas campesinas, organizadas desde la comunidad, tuvieron características similares y aspectos específicos según las comunidades donde se crearan sean de Misiones, de Cordillera, de Caaguazú, o de Concepción.

Pese a la represión tras la “Pascua Dolorosa”, con la Reforma Educativa se recupera como deseable, -por lo menos en los papeles-, lo que fuera parte de la práctica en las escuelitas campesinas: enseñanza en lengua del niño; adecuación curricular y de calendario según la comunidad; contenidos relevantes, vinculación entre teoría y práctica, estímulo del pensamiento crítico.

El jueves 1 tendremos la oportunidad de conocer la experiencia de la Escuelita de Tuna una de las consideradas más significativas y una de las que más ataques sufriera.

El P. José Ortega fue apresado en la noche del 21 de abril de 1976 y deportado al día siguiente a Clorinda. Tras la caída de la dictadura volvió al Paraguay. Estuvo nuevamente en Misiones, fue Provincial de la Compañía de Jesús, y actualmente forma parte del equipo de sacerdotes de la Parroquia Cristo Solidario, del Bañado Sur

El pasado jueves 6 de abril, el equipo de comunicación y dirigentas de Conamuri, desde el espacio Demoinfo, que trabaja la democratización de la comunicación, han realizado un ñomongeta (conversatorio) con radios comunitarias para reflexionar sobre la coyuntura actual, además de proyectar trabajos en conjunto para hacer frente al cerco mediático.

Hace 6 años se viene realizando un boletín diario con informaciones proveídas por radios comunitarias del país. La edición y difusión están coordinadas por el periodista Carlos Goncálvez. Durante el ñomongeta se ha compartido un análisis de coyuntura sobre la situación actual de la tenencia de medios de comunicación en Paraguay y Latinoamérica, además de la situación nacional e internacional explicándose cómo la situación política, económica y social está entrelazada con el ejercicio de la comunicación.

Santiago Ortiz, del Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP), explicó cómo en el mapa de concentración elaborado por el gremio al que representa se puede observar la concentración del capital y la concentración de los medios, quedando en manos de los mismos propietarios/empresarios. Ejemplos claros como el grupo Multimedia, anteriormente medio de la familia Wasmosy, y el canal 13, propiedad del grupo Chena, fueron comprados por el grupo Cartes; por otra parte, el grupo Zuccolillo compra la radio Cardinal. Así, las posibilidades real de democratizar la comunicación y garantizar el derecho a la información cada vez más se alejan de la realidad puesto que estos medios responden a una línea editorial empresarial y a los intereses de turno.

Otro de los elementos colocados por Ortiz es la existencia de un partido mediático, en el que los dueños de la prensa son articuladores de la derecha, un poder que nadie elige, un poder fáctico que domina y controla a gran parte de la población y la agenda central de la vida política.

De esta forma, la situación que actualmente se vive en nuestro país se traduce en la poca diversidad de voces, siendo los medios de comunicación herramienta de extorsión, control de la sociedad y defensa de los propietarios que nada tienen que ver con los intereses del pueblo. Se denunció además las estrategias de compra de radios en comunidades con mucha participación y ejercicio de su derecho a la comunicación, esto trae como consecuencia un poder político absoluto del que adquiere el medio y finalmente direcciona la línea editorial.

Es por esto que desde las organizaciones debemos buscar alianzas necesarias para romper los cercos mediáticos, comprender el rol fundamental de los medios de comunicación y el ejercicio de la comunicación como derecho humano universal. “Es preciso crear redes para disputar la agenda, luchar para que se incluya la democratización de la comunicación. La defensa de nuestro derecho a existir”, enfatizó Ortiz.

Por otra parte, se han planificado ya talleres de formación a ser desarrollados por el equipo de comunicación de Conamuri en los departamentos de Alto Paraná, Itapúa, Concepción y San Pedro, con miras a la instalación de futuras radios para el sector popular en esas localidades.

 

Fuente: https://www.conamuri.org.py/la-defensa-de-nuestro-derecho-a-existir/

Escuche audio: 

La radio comunitaria Manduarâ, gerenciada por la Organización de Desarrollo Rural del Asentamiento Manduarâ (ODRAM) ubicada en el distrito de Jasy Kañy del departamento de Canindeyú nuevamente es víctima de una persecución por parte de la CONATEL, según señaló Rody Joel Cubilla.

El ente regulador de las Telecomunicaciones intima a la emisora comunitaria para no seguir emitiendo señal a pesar de haber presentado todos los documentos requeridos.

Escuche audio:
El pasado viernes 10 de marzo, la organización Voces Paraguay, luego de varios intentos finalmente pudo conseguir una audiencia con la ingeniera Teresita Palacios, presidenta de la CONATEL. Así manifestó el señor Arnaldo Mendoza, presidente de la Organización Zonal de Agricultores Agroecológico OZAE de Concepción que gerencia la radio comunitaria “Tape Pyahu” en la compañía Alfonso kue, distrito de Horqueta.

El tema del encuentro giró sobre una nota presentada por la cual se pide autorizaciones y renovaciones de permisos para 21 radios comunitarias, queremos que la CONATEL se expida en 15 días, dijo el dirigente.

Los radialistas aprovecharon la reunión para brindar una explicación detallada a la presidenta de la CONATEL sobre la importancia y de los resultados que las Radios Comunitarias son para las comunidades aportando para el mejoramiento de la calidad vida de la gente. Mendoza dice que los gremios cifran esperanza en que sus pedidos tengan viabilidad.

Escuche audio: El señor Ramón Acosta, de la radio comunitaria Tekopyahu ubicada en la ciudad de Loreto del primer departamento, indicó que las Radios Comunitarias no recibieron invitación ni están en conocimiento de lo publicado en medios comerciales significando que las “Radios comunitarias se unen para dar buenas noticias del Gobierno”

Desconocemos el hecho dijo el radialista aclarando que una radio comunitaria es generenciada, administrada o sostenida por una organización en el caso de la emisora de Loreto la Asociación Campesina “Tekopyahu” es la responsable legal.

Acosta puntualiza además que el Estado, por medio de sus instituciones, Ministerio de Salud, Ministerio de Agricultura u Obras Públicas, siempre recurre a las radios comunitarias para informar de sus actividades.

Escuche audio:
Ramón Mcleod, director de la radio comunitaria “Record FM” del nuevo distrito de Arroyito del departamento de Concepción aclaró y aseguró que ninguna de las radios comunitarias – gerenciadas por organizaciones sociales y que funcionan en el primer departamento- fueron invitadas a conformar lo que se denomina “Comisión de radios comunitarias del norte” con la finalidad de promover las buenas noticias del gobierno, tal como se publican en los medios comerciales. El radialista indicó que la finalidad de una Radio Comunitaria señalando que la misma es de la comunidad, donde todos los sectores tienen cabida. En la radio no hay censura, dijo.

Mcleod, dijo además el director de una radio comunitaria no toma decisiones individualmente sino todo lo contrario responde a las directivas de la organización. En el caso de la radio comunitaria “Record FM”, la “Organización de Acción Social y Cultural- Arroyito”, con personería jurídica es la que administra el medio.
Mencionó igualmente que todas las instituciones del Estado, sean del ámbito de la salud, la educación, obras públicas, etc, tienen espacios y nunca se le ha negado para dar a conocer sus actividades. Si una radio comunitaria sale de su línea perderá su valor, por ende la credibilidad de la gente.

En el departamento de Concepción, además de la radio “Record FM”, funcionan otras varias radios comunitarias como el caso de OCN Comunicaciones, gerenciada por la Organización Campesina del Norte en el distrito de Belén; Radio Comunitaria Tape Pyahu (actualmente sin emitir señal por orden de la CONATEL) en la comunidad de Alfonso kue, distrito de Horqueta con el respaldo de la Organización Zonal de Agricultores Ecológicos OZAE; radio comunitaria “Ka’aguy Poty” (también censurada por la Conatel que secuestro sus equipos) de la Organización Campesina del Asentamiento Arroyito; la radio comunitaria “Teko Pyahu” administrada por la Organización Campesina Teko Pyahu en la localidad de Loreto.