Inicio Mujer

Escuche audio:
Liz Vera, del asentamiento San Ramón de Remansito – Villa Hayes comenta que desde el 2008 están luchando por la tenencia de la tierra. Ocupan un predio que corresponde a la finca 916 donde cuentan con cuatro bases. Son más de dos mil familias quienes se encuentran viviendo en la zona.

Están en la plaza desde hace tres semanas movilizados en el marco de la protesta convocada por la Coordinadora Nacional Intersectorial.

“Vamos a seguir hasta el final, no nos vamos a retirar sin llevar la victoria” cuenta con seguridad la mujer al expresar mucho optimismo y expectativa de sus demás compañeros en la lucha por la tenencia de la tierra.

Escuche audio:
Inocencia Díaz Martínez, vive en la Colonia “La Germanina” de Nueva Germania – Dpto San Pedro. Tiene 9 hijos y está en la plaza hace casi tres semanas. Dice que el gobierno nacional es insensible que no hace caso al clamor de los campesinos tan solo ofrece migajas. Nosotros ya estamos cansados, queremos la condonación, con este objetivo los campesinos organizados estamos en Asunción, afirma.

Criticó a Amanda León, presidenta del Crédito Agrícola de Habilitación CAH. Ella es mi vecina, la conozco muy bien, miente mucho en sus declaraciones a la prensa, en nada brinda ayuda al campesinado, comenta.

Respecto a la lista de los agricultores que reclaman que sus cuentas sean condonadas o subsidiadas la mujer asegura que cuentan con el listado. Tenemos la lista y la planilla, dónde se debe y qué cantidad, solo que perdimos confianza en las autoridades porque desmerita nuestro trabajo, señala.

En su caso particular sacó un préstamo de una financiera por cinco millones de guaraníes y ahora su deuda, con la mora y los intereses, ronda los 17 millones de guaraníes

Escuche audio:
Al desarrollarse la tercera semana  de la protesta campesina en Asunción Ester Leiva dirigente de la Central de Trabajadores Campesinos y Urbanos CTCU e integrante de la Coordinadora Nacional Intersectorial manifiesta que por falta de voluntad política de los gobernantes no se responde satisfactoriamente a los reclamos del sector. La resistencia campesina continúa, dijo

Escuche audio:
Aida Martínez, de 52 años integrante de la Asociación Campesina e Indígena del Guaira con asiento en Colonia Independencia de dicho departamento, dice que reivindican la agricultura familiar campesina para el mejoramiento de la calidad de vida en el campo.

Ya llevan 18 días de movilización en Asunción. Ante la acuciante realidad por la que atraviesan no hay otro método más que la manifestación para hacer escuchar sus reclamos.

Somos productoras y pedimos la condonación de nuestras deudas, dice la mujer puntualizando que el pequeño agricultor su producto no tiene precio en el mercado y su cosecha fue afectada por la sequía como también por las heladas.

La educación ni la salud no son gratuitas entonces como campesinas únicamente debemos salir a reclamar nuestros derechos, cuenta. En la chacra trabajan en familia y también integran un comité de agricultores integrado por unas 150 familias.

Escuche audio:
Zoraida Bernal y Alcidia Ruiz, son campesinas que viven en el distrito de San Patricio (Misiones) Vinieron a la plaza para acompañar la lucha campesina. “Nos sacrificamos, dejamos nuestras familias y venimos a protestar porque nuestra situación es sumamente difícil”, dice Zoraida quien es la encargada de la cocina en la precaria carpa instalada en la plaza en el marco de la marcha campesina en Asunción.

En tanto Alcidia, de 30 años con dos hijos y que no tiene tierra propia, dice que trabaja con su papá en la chacra. Yo labro la tierra, me encargo de los animales, hago todas las tareas, dice esperando que sus reclamos sean atendidos y escuchados por las autoridades.

Escuche audio:

Antonia Martínez tiene 61 años. Es de Choré, departamento de San Pedro. “Tengo muchas gallinas y de eso comemos ahora”, dice. “Mi marido plantó como 6 hectáreas de sésamo y no sirvió de nada. De una hectárea de sésamo salen 200 kilos”. Antonia recuerda que ya pedían crédito desde los años 80, pero nunca habían llegado a esta situación de no poder afrontar los compromisos. Ella es una de las mujeres manifestantes en Asunción que hoy miércoles 26 de julio llevan 17 días consecutivos de intensa protesta.

“Estamos aquí porque ya no podemos. No hay gente que diga “yo no debo”. Mis vecinos no vinieron ni la mitad, pero toda nuestra comunidad está en la misma situación”, dice Antonia. “Añembyasy”, “che pochy che menandi”, “cheagarrá depresión”. “Me siento apenada, enojada con mi marido y deprimida por haber llegado hasta esta situación de salir a pedir algo. Guerreamos. Yo en la casa y mi marido en la chacra. Nosotros nunca llegamos a esta situación”, cuenta.

“Tenemos diez hectácteras. Tenemos dos hijos. Queríamos que nuestros hijos estudien, pero tengo a mi hija que estudió cinco años ingeniería comercial, y se quedó sin poder hacer la tesis. Trabaja en una casa comercial y su salario es poquísimo”, dice. “Si nos condonan la deuda, nunca más hemos de tomar un crédito y si tengo que salir, pondré mis huevos en la canasta y saldré a vender como siempre y viviremos con eso”, dice