Inicio Mujer

Escuche audio:

12118680_430851167121627_4507966253172558564_nParte de las manifestaciones de Perla Núñez, de la Colonia Laterza-Cue, departamento de Caaguazú, durante la movilización realizada en Asunción por parte de los cooperativistas, camioneros, campesinos

Acá está el pueblo que viene a reclamar, por eso nos llaman rebeldes o subversivos por el hecho de exigir nuestros derechos, dijo la mujer al tiempo de significar que en el país no se respeta la bandera ni se cumple sus consignas que simbolizan la justicia, la paz y la libertad. Cumpló a la prensa por invisibilizar las luchas sociales.

Las autoridades nos tratan como esclavos, vendiendo los bienes de la riqueza del país, dijo.

Los cooperativistas de diferentes federaciones y asociaciones de entidades cooperativas, acompañados de un grupo de cañicultores y pequeños productores campesinos, mantienen la vigilia en la plaza de Armas que inició este lunes en la capital.

Escuche Audio:
IMG-20151020-WA0015Los ocupantes de la Colonia María Nidia, ex Laterza Kue, del departamento de Caaguazú, se encuentran abandonados por el INDERT, al cumplirse más de un año de haberse firmado un acta de acuerdo en el propio Palacio de Gobierno, poniendo fin al largo conflicto por la tenencia de la tierra.

Las autoridades se comprometieron asistir y dotar de infraestructuras a la novel colonia campesina como el acceso a agua potable, tendido eléctrico, acceso a la salud, a la educación, caminos de todo tiempo, viviendas dignas, entre otros servicios, en un tiempo no mayor de 8 meses.

En agosto del 2014 se había concretado el acuerdo y hasta el momento el gobierno nacional no cumplió ninguno de los puntos acordados, según señaló la señora Lidia Núñez, una de las ocupantes durante la movilización realizada ayer lunes 19 de octubre en Asunción por parte de las Cooperativas a la cual los campesinos se acoplaron.

0 3469

???????????????????????????????La Asociación de Empleadas del Servicio Doméstico del Paraguay (ADESP), el Sindicato de Trabajadoras Domésticas del Paraguay (SINTRADOP), el Sindicato de Trabajadoras Domésticas y Afines de Itapúa (SINTRADI) manifiestan que celebran  la promulgación de la  Ley Nº 5.407/2015 “Del Trabajo Doméstico” que está en vigencia desde el día siguiente de su publicación en la Gaceta Oficial número 195 de fecha 13 de octubre del 2015.

“Esta nueva ley no es la ley que queremos, ya que todavía nos discrimina de manera legal, por lo que las organizaciones de trabajadoras domésticas reafirmamos nuestra lucha por la igualdad salarial, sin embargo, hemos logrado que se incorporen algunos elementos que favorecen a nuestro sector: en principio 20% más de salario, el derecho a la jubilación, el derecho a la jornada de 8 horas, el pago por horas extra, la estabilidad laboral, la promoción y protección gremial, entre otros derechos”, dijo Librada Maciel, del Sindicato de Trabajadoras Domésticas y Afines de Itapúa (SINTRADI).

“Esta ley no es un regalo que recibimos de arriba, es el fruto de nuestra lucha de todas las organizaciones de trabajadoras domésticas.  Es un paso importante, pero aun hay mucho por hacer. Queremos el salario mínimo como todos los trabajadores, por eso, le invitamos a las trabajadoras domésticas a acercarse a las organizaciones, porque si todas nos unimos, podemos hacer escuchar nuestra voz”,  expresó  Marciana Santander,  presidenta de la Asociación de Empleadas del Servicio Doméstico del Paraguay (ADESP)

“Ahora tenemos la oportunidad de seguir luchando por la igualdad salarial, que para nosotras es la igualdad de oportunidades de la que tanto se habla en los discursos. Estamos 220 mil mujeres en este trabajo, mujeres pobres,  la mayoría jefa de hogar”, dijo Myriam Agüero, del Sindicato de Trabajadoras Domésticas del Paraguay (SINTRADOP

Esta ley considera dentro del trabajo doméstico a “choferes del servicio familiar, amas de llaves, mucamas, lavanderas y/o planchadores en casas particulares, niñeras, cocineras, cocineras de la casa de familia y sus ayudantes; cuidadores de enfermos, ancianos o minusválidos, mandaderos y trabajadores domésticos para actividades diversas del hogar”.

Salario no puede ser menor a Gs 1.094.433

Una de las modificaciones en la nueva ley es el incremento de un 20% en el salario. En el régimen anterior,  los empleadores estaban obligados a pagar solo el 40% por ciento del salario mínimo general vigente de Gs. 1.824.055. La nueva ley obliga a pagar un salario mínimo a la persona trabajadora doméstica que debe ser no menor al 60 por ciento del salario mínimo del régimen general.

Descanso semanal obligatorio y feriados

En el régimen anterior, la ley no estipulaba expresamente  el derecho al descanso semanal obligatorio ni días feriados,  ahora las  trabajadoras domésticas tienen derecho al descanso semanal obligatorio de 24 horas y feriados.

No se admiten menores de 18 años de edad

Con la nueva ley no admite el empleo doméstico a personas menores de 18 años de edad.  Esta es una de las conquistas de los gremios de trabajadoras domésticas que señalaron en todo momento que la antigua ley que permitía un régimen especial desde 14 a 17 años, legalizaba el criadazgo y fomentaba una forma de esclavitud, ya que no permitía a las jóvenes acceder a otros derechos como la educación.

Más información y entrevistas a:

Asociación de Empleadas Domésticas del Paraguay (ADESP). Marciana Santander (ADESP). Tel: (0981) 719-770.
Sindicato de Trabajadoras Domésticas del Paraguay (SINTRADOP). Myriam Agüero Tel: (0982) 209-069.
Sindicato de Trabajadoras Domésticas y Afines de Itapúa (SINTRADI). Librada Maciel Tel: (0985) 145-378.

20151014_095327Así señala la CONAMURI en un manifiesto dado a conocer por los 16 años de existencia de dicha organziación de mujeres.

En el documento se afirma que el gobierno de Horacio Cartes ofrece los bienes comunes del Paraguay a una horda de empresarios extranjeros y transnacionales a quienes facilita el saqueo y la apropiación del patrimonio de todo un país.

“Cartes es guardián de los intereses del capital financiero y en tanto que siga operando impunemente, la mayoría de la población iremos perdiendo nuestros territorios y, con eso, los derechos conquistados y nuestra propia identidad”, dice textualmene en una parte dicho manifiesto.

La mujeres indígenas y campesinas agrupadas en la CONAMURI reafirman su lucha frontal contra el extractivismo, el acaparamiento de tierras, los monocultivos, las semillas transgénicas y los agrotóxicos, que son la expresión de violencia más palpable del modelo de producción vigente.

A continuación el texto completo del documento de la CONAMURI

MANIFIESTO

En el marco de la conmemoración por los 16 años de vida de la Organización de Mujeres Campesinas e Indígenas Conamuri, sus militantes, reunidas el 14 y 15 de octubre de 2015, en el barrio Sajonia de Asunción, emitimos este manifiesto para expresar cuanto sigue:

Es notable y, a la vez, muy preocupante, entender que el régimen de Alfredo Stroessner se desplegó a lo largo de 35 años que le permitieron instalar todo un aparato político, económico y cultural para mantener adormecida y en zozobra a la población paraguaya, en tanto que el gobierno neoliberal del empresario Horacio Cartes esté logrando ese mismo modelo autoritario en poco más de dos años de administración.

Al gobierno actual no le importa la cotidianidad y el destino de los paraguayos y las paraguayas. Antes bien, ofrece los bienes comunes del Paraguay a una horda de empresarios extranjeros y transnacionales a los que facilita el saqueo y la apropiación de lo que es patrimonio de todo un país: Cartes es guardián de los intereses del capital financiero y en tanto que siga operando impunemente, la mayoría de la población iremos perdiendo nuestros territorios y, con eso, los derechos conquistados y nuestra propia identidad.

Hoy, el modelo de la prebenda y el nepotismo que sostuvo la estructura del autoritarismo en la dictadura, que persistió en la transición hacia la democracia y afianzó la corrupción como modo de vida, está siendo dejado de lado porque existen otras formas de acumular riquezas; estas se dan a través de las corporaciones multinacionales que expolian la naturaleza y solo dejan a su paso miserias humanas y catástrofes ecológicas de incalculables consecuencias, pero que benefician a la oligarquía parásita que vive a costa de la suerte del otro.

Ante estas realidades que afectan el buen vivir de nuestro pueblo y repercuten en el desarrollo sostenible de las comunidades campesinas e indígenas, y esencialmente en la vida de las mujeres, mayores víctimas de la violencia del sistema al recrudecerse los fundamentalismos, entendemos que nuestros desafíos y, por lo tanto, nuestros compromisos, son:

-Fortalecer la articulación de mujeres indígenas y campesinas para seguir construyendo una herramienta sólida que haga frente a los embates del capitalismo agrario, declarando una lucha frontal contra el extractivismo, el acaparamiento de tierras, los monocultivos, las semillas transgénicas y los agrotóxicos, que son la expresión de violencia más palpable del modelo de producción vigente.

-Potenciar todavía más nuestras luchas a favor de la soberanía alimentaria como la única alternativa válida para defender los territorios campesinos e indígenas desde adentro, trabajando la Agroecología, que es la mejor oposición al agronegocio y cuya bandera la llevamos bien en alto, promocionando espacios de formación y práctica tanto en el campo como en la ciudad.

-Bregar por la incorporación cultural de una sociedad sin violencia hacia las mujeres, las niñas y niños, las personas de la tercera edad y los sectores más vulnerables hasta que se constituya en un hábito colectivo y sea finalmente erradicada la violencia en todas sus formas, lucha que abarca la igualdad entre hombres y mujeres, es decir, el fin de los privilegios de género.

-Elevar el nivel de conciencia de nuestro sector y de la clase trabajadora en general, desde los principios de solidaridad e integración que son nuestra razón de ser y de actuar.

Por todo lo anterior:

-Reafirmamos nuestra entera convicción de que, para alcanzar estos ideales, el futuro de nuestro país debe ser socialista y antipatriarcal, lo que significa que la responsabilidad que nos toca como militantes de una organización arraigada en el feminismo campesino y popular es todavía mayor, y así lo reconocemos.

-Animamos a todas las organizaciones campesinas, indígenas, sindicales, estudiantiles, etc., a dejar de lado intereses sectarios y marchar en unidad hasta derrotar esta dura fase del sistema capitalista y poner fin al narco-gobierno, haciendo uso de las herramientas que caracterizan la lucha de los pueblos y mediante las que hemos conquistado derechos y reivindicaciones históricas desde el momento en que fueron utilizadas como estrategias de combate ante los opresores de la clase minoritaria.

-Exigimos justicia y reparación para los campesinos y campesinas que están siendo juzgados por la masacre de Curuguaty, juicio que ante tantas arbitrariedades y aberraciones debía haberse anulado ya hace tiempo declarando la libertad de los procesados contra quienes se ha atentado en su dignidad y sus derechos desde el 15 de junio de 2012 hasta la actualidad. Así también, nuestra plena solidaridad con Los Seis Campesinos, presos políticos criminalizados y encerrados en la penitenciaría de Tacumbú, cuyo proceso judicial fue, en su tiempo, igual de viciado y absurdo que el del caso Curuguaty.

-Nos pronunciamos con alegría ante la lucha estudiantil; nuestra esperanza está puesta en esta generación inquieta, rebelde y demandante que no se calla ante las irregularidades, los privilegios, los vicios y la corrupción que son herencia nefasta del régimen stronissta. Nos solidarizamos con la juventud sana que ama a su país y nos unimos a ella en el reclamo de una reforma educativa que contemple en sus principios la educación pública gratuita y de calidad.

-Hacemos un llamamiento especial a todas las organizaciones de la clase trabajadora a luchar incansablemente y desde todos los ángulos posibles por la recuperación de las tierras malhabidas, por la defensa de los territorios conquistados mediante la lucha campesina y por la protección de los territorios indígenas que están sufriendo las amenazas de las voraces corporaciones.

Celebramos los avances que hemos construido en estos 16 años como articulación de mujeres del campo, pero también reconocemos nuestras debilidades y contradicciones que al ser identificadas nos brindan la fortaleza necesaria para continuar caminando hasta la superación de las mismas, enarbolando siempre los ideales y la mística que nos moviliza hacia el horizonte de un porvenir mejor.

Maymave mba’apohára jajoajúna oñondive,
oi’ŷre diferencia ñande derecho ñadefende!
Asunción, 15 de octubre de 2015

_K0A1042Las trabajadoras domésticas organizadas delas tres organizaciones que existen en el Paraguay, reunidas en el seminario “Empleo Doméstico y Crisis del Cuidado en el Mercosur” reafirmamos,  más que nunca,  nuestro compromiso de lucha por nuestros derechos y declaramos cuanto sigue:

-Que la igualdad de derechos de las trabajadoras domésticas es impostergable: Exigimos la promulgación, publicación e implementación por parte del Poder Ejecutivo de la Ley Nº5407/2015 “Del Trabajo Doméstico”.

-Que en el Paraguay este sector emplea a una mayoría joven: 30, 7 % de las trabajadoras tienen entre 15 a 24 años de edad  y  las discriminaciones legales existentes nos condenan a un futuro  de adultez sin esperanza de mejores condiciones de vida.

-Que la migración debe ser una elección, no una obligación para tener acceso a mejores condiciones laborales; que si hoy 6 de cada 10 mujeres que migran a la Argentina son trabajadoras domésticas y  son jóvenes  (70% tiene menos de 29 años y alrededor de 36% se encuentra todavía en la adolescencia), el Estado está obligado a repensar sus políticas públicas para garantizar condiciones de arraigo para su población.

-Que nos sumamos a los reclamos de educación de calidad para nuestro Paraguay, porque creemos que si consideramos todo el contexto para una educación integral, las cerca de 50 mil jóvenes que hoy se dedican al empleo doméstico tendrían más oportunidades de educación. Con las condiciones actuales de la legislación, y si no se implementan los cambios de la nueva legislación, pensar en una juventud trabajadora doméstica con posibilidad de combinar su trabajo con educación formal es  insostenible.

Finalmente, y agradeciendo a todas las trabajadoras del MERCOSUR que nos apoyan en este camino, expresamos nuestra firme decisión de continuar luchando por la igualdad plena para nuestro trabajo;  la discriminación salarial no es aceptable para las trabajadoras domésticas organizadas. Sabemos que si trabajamos juntas podremos cambiar nuestras sociedades y lograr un mundo con igualdad.

Asociación de Empleadas del Servicio Doméstico del Paraguay (ADESP).
Sindicato de Trabajadoras Domésticas del Paraguay (SINTRADOP).
Sindicato de Trabajadoras Domésticas y Afines de Itapúa (SINTRADI)

Escucha audio:

IMG-20150922-WA0043Desde el 21 al 25 de septiembre se realiza en el inter ior del país, jornadas de tomas de muestras de sangre de familiares de personas desaparecidas durante la Dictadura (1954/1989) para la creación del Banco Genético de familiares.

En el marco de la campaña “Jajoheka –Jajotopa”, la Dirección de Reparación y Memoria Histórica (DRMH) dependiente de la Dirección General de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia viene realizando los trabajos de búsqueda e identificación de personas desaparecidas durante la Dictadura (1954-1989). Dichos trabajos se realizan de manera coordinada con el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

Ramona viuda de Falcón, del departamento de Caazapá, una de las personas a quien se le extrajo muestra de sangre, valoró la campaña para la búsqueda e identificación de las personas desaparecidas. Expresó su alegría y dijo que da esperanza a que se pueda encontrar el cuerpo de las personas víctimas de la dictadura. Pidió a la ciudadanía colaborar con la campaña para la reparación histórica.

Los familiares de desaparecidos que aún no hayan dado muestras de sangre para la obtención del ADN y se encuentren en los Departamentos mencionados más arriba podrán comunicarse al Tel. 0986 483879 para coordinar con el equipo la extracción de las muestras sanguíneas. Los datos obtenidos son confidenciales y utilizados solamente con fines de identificación.