Inicio Mujer

En la localidad de Mariscal Estigarribia, este pasado fin de semana, se realizó el “Primer Miarî/Ñemongeta de Mujeres del Pueblo Occidental del Paraguay” ocasión que un grupo de mujeres indígenas debatió su realidad y luego dieron a conocer un pronunciamiento.

“El encuentro nos ayudó a reflexionar colectivamente sobre la situación de pobreza, exclusión y violencia institucionalizada que estamos atravesando las mujeres indígenas chaqueñas sin que haya una aparente salida a nuestros quebrantos.

El hecho de no ser tenidas en cuenta en el gasto social ni en las políticas públicas por parte de los gobiernos de turno, locales, departamentales y nacionales, es un reclamo permanente que hacemos. Simplemente, nos invisibilizan, nos dejan de lado con indiferencia, con desidia, como si no existiéramos.

Exigimos a las autoridades que volteen la vista para mirar hacia nosotras, sobre todo dirigimos el reclamo hacia la Municipalidad de Mcal. Estigarribia, la Gobernación de Boquerón, el Ministerio de la Mujer y el Ministerio de Salud. Ya basta de discriminarnos por ser mujeres, por ser indígenas y por ser pobres.”

A continuación el texto completo

PRONUNCIAMIENTO PÚBLICO

A instancias del Ministerio de la Mujer, con la voluntad de realizar un foro en el marco del día Internacional de la Mujer Indígena, se realizó el “Primer Miarĩ/Ñemongeta de Mujeres del Pueblo Guaraní Occidental del Paraguay”.

Ante tantas necesidades y urgencias, 36 mujeres indígenas provenientes de las comunidades de Santa Teresita, Macharety y Yvopey Renda, nos hemos reunido en la ciudad de Mcal. Estigarribia, departamento de Boquerón, en fecha 9 de septiembre de 2016.

Pertenecemos y estamos vinculadas a las siguientes organizaciones locales: Kuña Guaraní Occidental, Mujeres Guaraníes de Macherety, Kuña Guaraní Katupyry, Kuña Aty Rory, Mujeres Guaraní Urbanas de Mcal. Estigarribia, Mujeres Guaraníes de Boquerón, más la Organización de Mujeres Campesinas e Indígenas Conamuri y Mujeres Indígenas del Paraguay (Mipy), de trascendencia nacional.

El encuentro nos ayudó a reflexionar colectivamente sobre la situación de pobreza, exclusión y violencia institucionalizada que estamos atravesando las mujeres indígenas chaqueñas sin que haya una aparente salida a nuestros quebrantos.

El hecho de no ser tenidas en cuenta en el gasto social ni en las políticas públicas por parte de los gobiernos de turno, locales, departamentales y nacionales, es un reclamo permanente que hacemos. Simplemente, nos invisibilizan, nos dejan de lado con indiferencia, con desidia, como si no existiéramos.

Exigimos a las autoridades que volteen la vista para mirar hacia nosotras, sobre todo dirigimos el reclamo hacia la Municipalidad de Mcal. Estigarribia, la Gobernación de Boquerón, el Ministerio de la Mujer y el Ministerio de Salud. Ya basta de discriminarnos por ser mujeres, por ser indígenas y por ser pobres.

Pedimos oportunidad de participar con las instituciones, en la mesa institucional de la Gobernación y a nivel nacional en situación de paridad, con referentes lideresas y líderes. En general, pedimos que todos los programas y proyectos se tienen que realizar con la participación de los pueblos indígenas en lo que respecta a nuestros derechos a una vivienda digna, acceso al agua potable, alimentación sana y diversificada, la educación, la salud, todos los cuales nos son negados al violar sistemáticamente la legislación que nos ampara.

Hemos probado suficientemente que tenemos la aptitud necesaria para desarrollar tareas comunitarias que se orientan hacia el buen vivir de nuestros pueblos porque siempre hemos luchado al lado de los líderes masculinos para sostenerlos moralmente y para contribuir en gestiones varias ante las instituciones.

Históricamente hemos sido las mujeres las que nos levantamos y oponemos resistencia a las injusticias sociales tratando de sacar adelante a nuestras comunidades.

En este encuentro hemos resuelto trabajar unidas por el bienestar de nuestras comunidades y familias. Buscar la forma de elaborar proyectos productivos y emprendimientos de autogestión en caso de que no llegue la ayuda que tanto demandamos.

De nuestra parte, nos comprometemos a trabajar unidas como mujeres del Pueblo Guaraní Occidental para contribuir en el desarrollo del departamento en cuanto a proyectos de fortalecimiento comunitario.

Mcal. Estigarribia, 9 de septiembre de 2016

En la Facultad de Ciencias Veterinarias-UNA San Lorenzo, desde ayer 5 y al 9 de septiembre tiene lugar el Foro Internacional de Mujeres Indígenas, en la implementación de la segunda edición del Programa de Derechos Humanos, Seguridad Alimentaria y Nutrición, que se realiza entre julio 2016 y febrero 2017 en El Salvador, Panamá y Paraguay, dirigido a mujeres indígenas lideresas y defensoras de Derechos Humanos. En este espacio se reúnen 24 lideresas de diferentes localidades del país.

Hilaria Cruzabie de la CONAMURI expuso en la tarde de ayer lunes 05 sobre la participación de las mujeres indígenas en espacios de incidencia, sus luchas y desafíos. Este encuentro es propiciado por FAO Paraguay y FIMI.

Fuente: Comunicación-Conamuri

Mujeres-indigenas

Escuche audio:

Elementos para la juventud campesina comprometida con el cambio social, entrevista con Cony Oviedo de la CONAMURI

Un nuevo módulo de la Escuela de Agroecología se desarrolló este fin de semana, del 2 al 4 de septiembre, en el local de la Organización de Mujeres Campesinas e Indígenas Conamuri en la ciudad de Caaguazú.

Jóvenes provenientes de diversos departamentos de la Región Oriental se juntaron para desarrollar las clases teóricas propuestas por el programa de estudios, por esta vez, dejando de lado las actividades prácticas que se debían desarrollar en Semilla Róga (Repatriación) debido a las indisposiciones del clima.

En esta oportunidad, las y los participantes aprendieron sobre la historia del Paraguay, sobre elementos de la comunicación popular y la oratoria, sobre elaboración y uso del compostaje y analizaron en un ejercicio sobre el costo de producción del trabajo de la agricultura campesina para reflexionar en la importancia de mercados más solidarios y acceder a una producción más rentable. También se realizó una charla sobre salud sexual y reproductiva, con el acompañamiento de Somos Pytyvõhára.

En la noche cultural del sábado, un espacio de interactuación más distendida, se realizó una mística que tuvo como tema central las historias que entrañan la cifra “108” en nuestra sociedad, historias de muerte y persecución contra personas que han sufrido la intolerancia al grado más alto por pensar diferentes o por atreverse a incursionar otras opciones sexuales.

El domingo a la mañana, se recordó a las víctimas de la dictadura stronista, en la semana en que el equipo responsable de la búsqueda de los desaparecidos y el rescate de la memoria histórica, informó sobre el hallazgo de los restos de Miguel Ángel Soler (1922-1975), secretario general del Partido Comunista Paraguayo en la clandestinidad, y de Rafaella Filipazzi, militante socialista de nacionalidad italiana, quien desapareció en 1977 en la ciudad de Montevideo bajo los operativos del Plan Cóndor.

Fuente: Comunicación – CONAMURI 

14225451_1085403088162842_7625608001250636526_n 14225550_1087059604663857_8635102317546280035_n 14264018_1087060147997136_7634738267555421810_n

Escuche audio:
Claudia Recalde, docente de la Escuela “San Roque González” del núcleo 2 en el asentamiento Arroyito de Concepción denunció abusos contra ella por parte de agentes de la Fuerza de Tarea Conjunta FTC. En diálogo con Guido Mendoza de la Radio Comunitaria “Tape Pyahu”, de Alfonso Kue, distrito de Horqueta, cuenta que todos los días debe transitar 12 kilómetros para llegar a su lugar de trabajo y otros 12 kilómetros de regreso a su casa. Menciona que desde hace tiempo pasa y debe soportar momentos nada agradables con los agentes de la Fuerza de Tarea Conjunta FTC quienes se encuentran en la zona.

“Esta vez me indignaron los militares, me atajaron en plena lluvia, me pidieron mis documentos, corroboraron mi identidad, luego muy a pesar mío revisaron mi mochila, sacaron mis útiles y mi matula. Al cerrar mi mochila, empezaron a desprender mi campera y empezaron a tocarme el cuerpo”, dijo muy molesta la mujer que ante este abuso y atropello por parte de la FTC preguntó a los uniformados por qué hacían ese procedimiento con ella. Le dijeron que para revisar sino portaba arma.

“Esto indigna bastante, de ida y a la vuelta de mi trabajo tengo que mostrar mi cedula de identidad a los militares. Te bombardean con preguntas. Pregunto si está legalmente permitido a los militares en su actuar hacer esto (manoseo y de pedir en cada paso los documentos), de atajar tanto tiempo a gente trabajadora, desde mi parecer se trata de un atropello esta clase de procedimiento”, se quejó Claudia Recalde.

Consultada si está al tanto o no de otras personas que también sufrieron las consecuencias, la mujer dijo que si, por ejemplo sus alumnos del tercer ciclo que transitan por la misma calle, padecen la misma situación. Los padres igualmente sufren las consecuencias. Comentó que una de las madres, iba a su chacra para traer mandioca y los uniformados le someten a todo tipo de preguntas, revisan sus cosas, a pesar que la misma todos los días pasa por ese lugar y los uniformados la identifican perfectamente.

Exageran los de la FTC porque solo a gente humilde y trabajadora persiguen, dijo la docente. Aclaró que ella no está contra la tarea de los agentes pero que sus actuaciones sean enmarcadas dentro de las normas correspondientes. Que hagan sus procedimientos pero de la forma legal, dijo al tiempo de sostener que como comunidad de Arroyito rechazan rotundamente la violencia y no es cómo dicen las autoridades que están callados y de acuerdo. Estamos indignados por eso salimos a las calles a manifestarnos y decir no a la violencia, puntualizó.

Claudia Recalde, profesora de la etapa inicial, cuenta igualmente que durante las clases, los militares hacen sobre vuelos en helicópteros encima de las escuelas provocando el miedo y pánico a sus alumnitos. Interrumpen nuestro momento de paz con los niños, de abrazarlos porque los chicos en vez de prestar atención a la clase solo hablan de esa situación. Es un atropello a la sicología de los niños. Con esos sobrevuelos, a los niños se les está haciendo callar por el miedo y la ansiedad sobre estos conflictos. Estos chicos qué clase de adultos serán en el futuro si permanentemente la comunidad es atropellada con estos procedimientos militares. No nos dejan en la paz y tranquilidad ni mucho menos hacer bien nuestro trabajo, manifiesta la docente.

Este pasado 01 de setiembre la comunidad de Arroyito realizó una movilización de repudio a la matanza de militares.

Hoy hace un mes está instalada una nueva carpa de resistencia en Paraguay, la misma ubicada en el Bañado Norte de Asunción.

Hoy más que “carpa de resistencia” -como lo denominan- es una “carpa del avance” de la gente, del pueblo organizado para defender sus derechos y plantear sus propuestas, sus inquietudes, sus sueños.

Como plantean estos compañeros y muchas más compañeras(muchas más mujeres que están y luchan), no son escuchados en sus demandas por partes de las “autoridades”, sean nacionales y municipales y esto es el problema mayor. Supuestas “autoridades” disociadas de la realidad y planteamientos de un pueblo que clama.

Por otro lado, como uno aprende de tan simple verles, escucharles, sentirlos. Tanta solidaridad (solidaridad de hermanos, de compañeros, para defender lo suyo: sus tierras) y la búsqueda de unidad, de compartir vida y lucha por días mejores para todos y todas. De soñar juntos el futuro y luchar por el presente!

Por las organizaciones que luchan (Codeco Paraguay, Cjb Bañados de Asunción, @cobañados) y los pobladores y pobladoras de los bañados es necesario seguir luchando y articulando en busca de mayor unidad y generación de propuestas en conjunto, un trabajo inmenso que se está haciendo. Muchas gracias por ello!

Y seguirá la pregunta para muchos: ¿qué pasa allá en los bañados?…

 

Comentario de Galo Bogarin www.facebook.com/galo.bogarin

Vea video:

Manifestaciones de Blanca Galarza, de la comunidad Santísima Trinidad, del distrito de Edelira 46. Ella es integrante del Comité de Base “Jeiko porâve rekávo”, también es militante de la Organización de Mujeres Rurales de Itapúa COMURI, vinculada a nivel nacional con la CONAMURI. Las huertas familiares comunitarias, al comienzo contaron con la cooperación internacional y ahora ya por si sola prosiguen con la iniciativa. Bajo el lema de “Desde la chacra hasta la mesa del consumidor”, la mujeres rurales organizadas participan de la feria que semanalmente se realiza en la localidad de Edelira.

Uno de los requisitos para que las mujeres campesinas estén en las ferias rurales es que las mismas de sean parte de la organización, según explica doña Blanca Galarza. La huerta campesina es ciento por ciento agroecológica, se cuida con delicadeza hasta el embazado de los productos.

La mujer resalta la importancia porque abarata la canasta básica familiar y el excedente sirve de ingreso económico a las familias campesinas. Esta práctica comunitaria además estimula a la unidad del sector campesino.

A pesar de no contar con la infraestructura necesaria, las mujeres en sus huertas tienen hortalizas de variada producción como acelgas, ajo, cebollita de verdeo, repollo, zapallo, arveja, frutilla, lechuga, orejano, perejil, zanahoria, entre otros. El trabajo en la huerta es individual pero la exposición y venta en la feria es colectiva. La ganancia es total porque se llega al consumidor directamente sin ningún tipo de intermediario.

La señora Galarza recalcó la importancia de contar con las huertas familiares porque se asegura una buena alimentación, totalmente agroecológica y aparte es un ingreso de renta para las familias rurales. En el Comité cuentan con un fondo rotatorio manejado por las propias mujeres que sirve para las inversiones a cada una de las socias.

 

?????????? IMG_8537 IMG_8538 IMG_8541