Inicio Política

Escuche audio:
“Enmienda y crisis en Paraguay”, así se llama el artículo escrito por Abel Irala, investigador, sobre el momento actual que vive el país. En diálogo con el Centro de Producción Radiofónica Ñane Ñe’ê -Beto Centurión, entre otras cosas indicó que no cree se trate de un Golpe a la democracia como afirman algunos sectores de la sociedad la situación actual en el país.

Se trata de una disputa grande entre clases dominantes, el Golpe en el Paraguay se produjo en realidad en el 2012, dijo.

Por Abel Irala

Tres párrafos de antecedentes

No es la primera vez que en Paraguay se habla de la posibilidad de reelección de un presidente, ya en el gobierno del colorado (ANR) Nicanor Duarte Frutos (2003-2008) se había planteado esta posibilidad pero tuvo un fuerte rechazo por parte de la mayoría de la sociedad. Incluso, la figura de Fernando Lugo, tomó fuerza después de que éste había sido uno de los principales referentes de una marcha contra la propuesta de reelección.

Ya conocemos lo que sucedió en el 2008 con la victoria de Lugo y una práctica política del “poncho juru” (boca del poncho) palabra en guaraní para calificar que está en el medio, en el centro; blando y complaciente en varias ocasiones con el modelo neoliberal, pero en el más mínimo intento de abrir alguna posibilidad de bienestar para la mayoría, se produjo el golpe de estado parlamentario en el año 2012, que fue impulsado por una parte de la derecha (los liberales o PLRA) que acompañaron a Lugo en su campaña y en su gobierno, posteriormente éstos liberales se aliaron con el otro sector de la derecha (encabezados ya por el millonario Horacio Cartes) para concretar el golpe parlamentario y posibilitar la presidencia de Federico Franco del partido liberal hasta la asunción de Horacio Cartes en el 2013.

La elite política paraguaya, representada en sus dos partidos tradicionales, Liberales (PLRA) y Colorados (ANR), por momentos entran en lapsos de fuertes crisis, probablemente parte de esa crisis ha llevado a Fernando Lugo a la presidencia de la república, la crisis fue resuelta con la destitución de Lugo. En estas crisis existen actores de mayor relevancia que mueven los hilos del poder, como las transnacionales, el capital extranjero y la embajada estadounidense.

El escenario actual y los movimientos de izquierda a derecha:

En torno nuevamente a la idea de la reelección se instala una nueva crisis entre dos fracciones de la derecha paraguaya, una que busca habilitar nuevamente a Horacio Cartes y otra que rechaza la posibilidad de continuidad de éste, destacando los rasgos autoritarios que posee el gobierno de Horacio Cartes, que es real, se aprovecha para instalar un discurso democrático, dentro de los límites oligarcas y electoralistas, por supuesto. Que, reitero, todos estos sectores habían sido aliados para concretar el golpe contra el gobierno de Lugo en el 2012. Se entiende por golpes blandos o suaves, una nueva estrategia del neoliberalismo para planificar y ejecutar desestabilizaciones políticas, sociales y económicas que permitan la restitución plena del modelo ante algún signo de amenaza al poder neoliberal (Rabilotta)1, con un claro apoyo de los monopolios de medios de comunicación que actúan ideológicamente para legitimar las acciones de las clases dominantes.

En medio de esta crisis se encuentran dos sectores progresistas o vinculados a la izquierda, Avanza País (AP) y Frente Guazú (FG) -que tiene como principal referente a Fernando Lugo-, ambos sectores en lugar de aprovechar la crisis de la clase dominante, lo que hacen es profundizar sus diferencias, y cada uno de ellos se alía con una franja de la derecha. El Frente Guazú entonces elabora un discurso más o menos así: En medio de la crisis de la derecha nosotros vamos a jugar nuestro proyecto, que es conseguir la figura de la reelección y candidatar a Fernando Lugo que es el único capaz de derrotar a los proyectos más conservadores, tradicionales y/o neoliberales que puedan presentarse para el 2018, que es el único que puede derrotar a Horacio Cartes y que va a permitir la acumulación de fuerzas de la izquierda. Por su parte, Avanza País alega los siguientes planteamientos: en este contexto apoyar la enmienda, es ser funcional al proyecto de Cartes, es imposible pensar en derrotar a Cartes con su poder económico y con el manejo del aparato estatal a su lado, aseguran hay que rechazar la enmienda y acusan a Lugo y Frente Guazú de traidores. Avanza País se encuentra en miras a una alianza electoral para intentar posicionar a Mario Ferreiro (actual intendente de Asunción) para que vuelva a ser candidato presidencial (ya lo fue en 2013 por Avanza País y lograron 2 bancas en senadores, mientras que el FG de Lugo consiguió 5), desde el punto de vista electoral inmediato no tiene interés en la reelección.

Vale decir que existe otro sector de la izquierda, vinculado principalmente a la Federación Nacional Campesina (FNC) que no ingresa en esta discusión por considerarla electoralista, institucionalista, porque cree que no son los problemas del pueblo, que el pueblo está con otros problemas que son urgentes de resolver, y denuncian los diferentes tipos de violencias del que son víctimas.

El poder de los medios

El papel de los medios de comunicación es clave, como en todos los proceso políticos de nuestro continente, los grupos privados del empresario AJ Vierci y el conocido diario de ultra derecha, ABC color, del empresario Aldo Zucolillo, se han posicionado clara y radicalmente en contra de la reelección presidencial. Horacio Cartes, probablemente, ya previendo esta situación, ha comprado una buena cantidad de medios de comunicación, que están en manos de su hermana Sara Cartes porque la constitución nacional prohíbe que el presidente de la república sea propietario de estos medios, entre los medios ya conocidos como los del “grupo Cartes” se encuentran el diario “Hoy”, “La nación”, la radio 970, desde donde hace propaganda a su gestión e intenta colocar la necesidad de la reelección, pero no logra el impacto deseado.

Muchas tergiversaciones y manipulaciones por parte de los medios, que a veces juegan su propia disputa, pero que en realidad son parte de un engranaje mayor, tanto que lo que se ha logrado instalar en los últimos días es que la Reelección es sinónimo de dictadura, y que la no reelección es la defensa de la democracia, entonces algunos sectores de derecha se presentan como los salvaguardas de la democracia. El sector de Horacio Cartes y el Frente Guazú responden a esto con la consigna que lo verdaderamente democrático es llevar a una consulta popular, un referéndum si la gente quiere o no la reelección y los que se oponen a ésta idea son los sectores antidemocráticos.

La enmienda en el Congreso: maniobra 1, maniobra 2, bum!

Los sectores opositores a Horacio Cartes el 25 de agosto del 2016 presentaron rápidamente un proyecto de enmienda para la reelección, consiguieron mayoría en el Senado y el apoyo del presidente de este órgano, llamaron en el mismo día a una sesión extraordanria, lo trataton fugazmente y lo rechazaron, todo fue vertiginoso, una farsa de proyecto, ya que los mismos que presentaron el proyecto fueron los mismos que lo rechazaron, todo para impedir que el proyecto sea tratado por el periodo de un año y dejar así sin posibilidades a los sectores que piden reelección vía enmienda de la Constitución Nacional.

Los medios de Comunicación de mayor influencia nacional, entre ellos ABC color, en aquella oportunidad calificaron el hecho de “Sorpresiva maniobra”, “Madrugaron a Cartes”. Mientras que el diario Última Hora había titulado: “En jugada estratégica, Senado rechaza proyecto de enmienda para reelección”, y en el epígrafe del artículo se lee: “es una estrategia para cortar el debate de incluir la reelección presidencial a través de esta vía” (las negritas son mías).

De esta misma forma, casi como una respuesta a las denominadas “estrategias sorpresivas”, u otras formas que quieran llamar a las práctica de políticas mezquinas y sectarias, los senadores del oficialismo del Partido Colorado, junto con algunos del Partido Liberal con su lider Blas LLano y el Frente Guazú que busca candidatar a Fernando Lugo (aunque Lugo se ausentó del debate y las sesiones tan cuestionadas) consiguieron mayoría para cambiar artículos del reglamente interno del Congreso y así retomar la posibilidad de enmienda para la reelección2.

Con esta modificación, el sector mayoritario de los Senadores realizó una sesión extraordinaria el viernes 31 de marzo, presentó el proyecto de enmienda y llamado a referéndum, enviaron a la cámara de Diputados y éstos (mayoría Cartista) anunciaron que lo iban a tratar en la mañana del sábado 1 de abril. Inmediatamente sectores de la derecha no vinculada a Cartes y los grandes medios de comunicación llamaron a la movilización frente al Congreso (ya lo venían haciendo durante toda la semana) y se producen los primeros enfrentamientos, la represión ayudó a la indignación de la gente que fue cargándose a la plaza frente al Congreso, donde en algún momento la policía fue rebasada y la gente ingresó al edificio del Congreso Nacional, rompiendo vidrios y puertas, prendiendo fuego en partes del mismo; cuando se volvió insostenible, la policía hizo ejercicio de lo que tiene entrenamiento, reprimir y reprimir, llegando a la lamentable muerte de un joven de 25 años de edad, Rodrigo Quintana, y más de 200 personas detenidas.

Por último

Paraguay se debate hoy en medio de oportunismos políticos, desfachatadas acciones por parte de ambos sectores, pro enmienda y anti enmienda, en ambos se encuentran a sectores de derecha e izquierda aliados contra otros sectores de derecha e izquierda. Se asiste a un momento en el que se trata de vaciar de contenido la democracia, así también lo que es un golpe, intentando colocar que lo que ocurre ahora es un golpe y así crear nuevos golpistas, mientras que en realidad actualmente los golpistas están divididos momentáneamente y quieren aprovechar la coyuntura para sacarse ese mote antidemocrático.

No creo que lo que se está viviendo en Paraguay sea un Golpe, si una enorme fisura y una disputa muy fuerte entre las clases dominantes para definir cuáles de los sectores serán los encargados de guiar el modelo de acumulación en los próximos años; no se sabe con certeza hasta donde son capaces de llegar, ni hasta donde extenderá esta crisis, las disputas entre las élites puede acrecentar los niveles del violencia y el movimiento popular, los sectores progresistas, deberán ajustar sus estrategias para no ser subsumidos por esta disputa de poderosos, si aún están a tiempo.

 

Fuente:  http://rebelion.org/noticia.php?id=224945

Escuche audio:

No hace falta pertenecer a ninguna organización, como ciudadanos debemos manifestarnos, dejar de ser meros espectadores, ponernos las pilas y hacernos escuchar, nuestra voces no son escuchadas por la tanto la expresión ciudadana no es escuchada. Así manifiesta la docente Elda Velazco, de la Contraloría Ciudadana de Pilar dando su parecer sobre los sucesos últimos en el país.

Condenó el asesinato del joven Rodrigo Quintana. Tristemente sorprendida por la violencia. Estamos anonadados que se le hay matado salvajemente a un joven toda una esperanza para el país, indicó.

3 de abril de 2017 Washington D.C. – La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresa profunda preocupación por los graves hechos de violencia y represión registrados en el contexto de las protestas en la ciudad de Asunción, Paraguay, e insta al Estado a cumplir con sus obligaciones internacionales de respeto y garantía de los derechos humanos en este contexto, particularmente el pleno ejercicio de los derechos a la vida, a la integridad y libertad personal de los manifestantes, y los derechos a la libertad de expresión, reunión pacífica y participación política.

Según la información disponible, el día viernes 30 de marzo cientos de personas se movilizaron hacia el Congreso paraguayo para manifestar su rechazo a la decisión de un grupo de senadores de modificar el reglamento de la Cámara Alta del Congreso para aprobar una enmienda a la constitución que permitiría la reelección presidencial.

Un grupo de manifestantes habría entrado a la sede del Congreso, provocando incendios y daños al edificio. La CIDH condena prácticas de violencia en protestas.

La CIDH ha recogido información sobre un alto número de manifestantes heridos, entre ellos legisladores opuestos al proyecto de enmienda constitucional, activistas y periodistas, como consecuencia del uso indiscriminado de gases lacrimógenos y balines de goma por parte de la policía. Adicionalmente, según información de público conocimiento, en la madrugada del 31 de marzo, la policía allanó la sede del opositor Partido Liberal Radical Auténtico, golpeando y disparando indiscriminadamente a manifestantes al interior dando muerte a Rodrigo Quintana, joven dirigente de ese partido, por múltiples disparos de armas de fuego. La CIDH insta a Paraguay a promover una rápida investigación por la muerte del joven, que permita establecer si se trató de una ejecución extrajudicial y en consecuencia, aplicar las responsabilidades judiciales correspondientes.

Según registros divulgados públicamente, la policía detuvo a más de 200 personas en relación con estos hechos, entre ellos un grupo de adolescentes, quienes posteriormente habrían sido liberados. Respecto de las mujeres detenidas, reportes de prensa indicaron que al ser llevadas a sede policial se les obligaba a desnudarse supuestamente con la intención de determinar si escondían drogas.

La Comisión insta al Estado paraguayo a adoptar de manera urgente todas las medidas que sean necesarias a fin de garantizar los derechos a la vida, a la integridad personal y la seguridad, así como los derechos políticos, el derecho de reunión y los derechos a la libertad de asociación y libertad de expresión de todas las personas bajo su jurisdicción. Esto incluye la obligación de las autoridades, en particular las encargadas del orden público y la seguridad interior, de tomar medidas operativas para facilitar el derecho a la reunión pacífica y dar estricto apego a los principios generales sobre el uso de la fuerza en estos contextos. La CIDH recuerda asimismo, que el hecho que algunos grupos o personas ejerzan violencia en una manifestación no vuelve, per se, violenta toda la protesta ni autoriza a prohibir el derecho a manifestarse en momentos de turbulencia política.

La Comisión ya precisó que las armas de fuego deben estar excluidas de los dispositivos utilizados para el control de las protestas sociales. El uso de este tipo de armas es una medida extrema, y que no deben utilizarse excepto en aquellas oportunidades en que las instituciones policiales no puedan reducir o detener con medios menos letales a quienes amenazan su vida e integridad, o la de terceras personas, y nunca para disparar indiscriminadamente a una multitud o grupo de personas en estos contextos.

La Comisión recuerda que los Estados deben abstenerse de incurrir en prácticas de detenciones masivas, colectivas o indiscriminadas y subraya la importancia de cumplir con todos los requisitos impuestos por las leyes internas y los estándares internacionales en las detenciones que las fuerzas de seguridad efectúen en contextos de protesta social, particularmente para asegurar que las personas detenidas y sus familiares reciban información precisa respecto de los motivos de detención y del sitio del alojamiento.

La Comisión llama al Estado a iniciar investigaciones sobre los hechos reportados, así como a reforzar todas aquellas acciones que garanticen que las investigaciones iniciadas se realicen de forma diligente e imparcial, y se establezcan las responsabilidades a que haya lugar.

Asimismo, la CIDH hace un llamado a rechazar cualquier forma de violencia y promover el diálogo y la participación política genuina para la búsqueda de una solución respetuosa de los derechos humanos. La CIDH se pone a disposición para colaborar con el Estado de Paraguay en el marco de su mandato y funciones.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

Por Fátima E. Rodríguez

Paraguay vive un momento de crispación y conflicto político que esta semana del 2 al 9 de abril del 2017 promete recrudecerse porque el Parlamento deberá tratar la “Enmienda Constitucional” para la figura de reelección presidencial.

El viernes 31 de marzo, tras la votación en la Cámara de Senadores y aprobación de un proyecto que habilita los caminos para un Referéndum para la Enmienda Constitucional, una gran cantidad de manifestantes contra la enmienda llegaron hasta la histórica Plaza del Congreso. Esta vez, entre los manifestantes estaba Federico Franco, que el 22 de junio del 2012 mandaba a reprimir a quienes protestaban contra el golpe. Esta vez, Fernando Lugo estaba ausente pero los senadores del Frente Guasu votaron por la enmienda, ya que es el único camino que habilita a Lugo a candidatarse nuevamente a la presidencia. ¡Otra vez se habló de Golpe Parlamentario! Todos, como en 2012, hablaban de la Constitución Nacional. Todos decían que obraban como dice la Constitución Nacional.

Era un día viernes, como en 2012, pero la policía esta vez no resguardó el Edificio del Congreso como en 2012, ni utilizó carros hidrantes desde el primer momento para dispersar a los manifestantes. Tampoco este viernes la prensa mostró en tapa a los policías francotiradores desde la azotea, como en 2012. Sí, hablaron de “el marzo de Cartes”.

La diferencia esta vez fue notable: la policía de Horacio Cartes actuó con balines directos hacia hombres poderosos: el diputado liberal Edgar Acosta terminó en terapia intensiva. Dos senadores: Efraín Alegre y Roberto Acevedo mostraron a la prensa sus heridas, sus sangres. En las redes sociales, en los medios, en las plazas la indignación fue creciendo al par que pasaban las horas de la tarde. La Policía de Cartes, se mostraba segura, muy tranquila, que en una fotografía se nota que un comandante está dando una entrevista a la prensa, mientras los manifestantes empiezan a destruir la valla que supuestamente protege al congreso y que esta vez estaba muy cerca del edificio. En las fotos de los que tiran abajo la valla está nada más y nada menos que el ex Ministro del Interior (seguridad) Rafael Filizzola, que votó por la destitución de Lugo en 2012 y el viernes estaba “resistiendo al golpe parlamentario del 2017”.

Una vez que los poderosos se retiraron del lugar, los policías también. Así, ya entrada la noche, el edificio del Congreso Nacional ardió en fuego, como hubiera deseado aquel 2012 cualquier manifestante de la plaza luego de quedar casi ciegos por sus gases y bañados con las mangueras de los carros hidrantes de la policía. Pero esta vez, los carros hidrantes no estaban ni para apagar los fuegos y cuando llegaron los bomberos, no lograron entrar para apagar el fuego sino hasta mucho tiempo después.

El 2012, el Golpe Parlamentario que tuvo 23 intentos anteriores, logró montarse sobre el cadáver de 17 paraguayos, 11 campesinos y 6 policías. Estudios de balísticas sostuvieron que la mayoría de los 11 campesinos fueron ejecutados por los policías, pero nunca se investigó la muerte de los campesinos y en contrapartida, las condenas fueron de muchos años para los campesinos detenidos por el caso, que no solo fueron acusados de matar a los 6 policías sino de matar a sus propios compañeros. Es más, meses después, Vidal Vega, la persona que decía tener pruebas de las ejecuciones fue asesinada en su casa días después de llamar a un periodista para decir que tenía una grabación sobre lo sucedido en Curuguaty.

En 2017, el Golpe Parlamentario se cobró la vida de Rodrigo Quintana, un joven del interior, dirigente del Partido Liberal Radical Auténtico. Al principio, el Comisario a cargo, también negó toda responsabilidad y dijo que los policías no dispararon, ¡nunca los policías dispararon! .Por suerte, los hechos ocurrieron en un lugar que tenía cámaras por todos lados. Las cámaras del helicóptero de Curuguaty nunca aparecieron.

 

MUJERES EN RESISTENCIA: DE CURUGUATY DE 2012, A ASUNCIÓN DEL 2017

Las mujeres, cuando resisten a la violencia del Estado, son castigadas en principio con su cuerpo. Abusadas. Las historias de resistencia durante la dictadura militar de Alfredo Stroessner han dejado cicatrices en muchos cuerpos de mujeres. Fue Julia Ozorio la sobreviviente que se atrevió a contar cómo el dictador, sus militares y sus policías abusaban de las niñas y adolescentes haciendo uso de su fuerza y poder.

Las mujeres de 2012 de Curuguaty fueron acusadas y condenadas por haber estado cuidando a sus hijos, y supuestamente estar ahí para “dar confianza”.

El viernes, tras la quema del Congreso Nacional se desató una feroz cacería por las calles de Asunción, que recibió al sábado con 211 persona detenidas, entre ellas 21 mujeres. De entre las 21 mujeres, había una mujer en periodo de lactancia que necesitaba dar de mamar y una adolescente, menor de edad.

Las 21 mujeres relataron cómo vivieron el abuso policial, siendo obligadas a desnudarse para los policías ya en la sede de la Agrupación Especializada de la Policía Nacional. Esta misma situación vivió Lucía Agüero, por el Caso Curuguaty, también había denunciado situaciones de abuso en las dependencias policiales en su momento. En una manifestación, una actriz que reclamaba frente a la fiscalía por la libertad de las mujeres en huelga de hambre por el caso de Curuguaty también fue tratada con abuso policial en 2012.

La brutalidad policial que la Policía Nacional acostumbra a aplicar a las mujeres pobres en los desalojos, las cuentan también esta vez las mujeres de ciudad, mujeres universitarias y mujeres políticas jóvenes que participaron de las manifestaciones en Asunción. Una estudiante de la Facultad de Filosofía podría perder la mano, tras recibir las balas de la Policía Nacional.

Liz Guillén, estudiante de la Facultad de Arquitectura recibió el impacto de 8 balines de goma en el cuerpo que fueron disparados “a quemarropa”. “El carro hidrante pasó de largo tirando agua a la gente que corría, pero detrás se acercaban los antimotines. Yo me quedé detrás del pilar y ya no me dio tiempo de correr, cuando vi que un “antimotin” estaba apuntando a aproximadamente 3 metros de mí, le grité: “¡Estoy sola!“, porque efectivamente estaba sola, tratando de ocultarme hacia un lado, descubrí mi cuerpo y el tipo me disparó a quemarropa, es por eso que recibí los 8 balines que creo es lo que contiene un cartucho”, relata en sus perfil de Facebook.

“Cuando sentí los balines volví a cubrirme y volví a gritar: “Estoy sola, no tengo nada”, en eso se acerca la persona que me disparó y me agarra de la blusa. Yo estaba unos 60 centímetros más arriba de la vereda, él me estira de la ropa y me dice “vení acá”, yo le repetía “estoy sola, no tengo nada”, me llevó de la blusa agarrándome también el cabello y me tira al suelo, me deja arrodillada y me dice “quédate acá” y presiona su rodilla por mi espalda, hasta que llega su superior y me estira del brazo, yo ya estaba llorando, me pregunta si era de por ahí y le digo que no, que soy estudiante. Me dijo: “¿Y qué pio hacés acá con esta gente?” yo solo me callé y seguí caminando”…

“¿Y qué pio hacés con esta gente?”, le dijeron a Liz como si Liz no fuera gente y no tomara sus propias decisiones.

 

Fuente: http://informativomujer.org.py/singlepost/?pos=paraguay-el-conflicto-politico-violencia-del-estado-y-el-cuerpo-de-las-mujeres

Pronunciamiento de Conamuri

Ante los hechos registrados al término de la jornada de ayer, viernes 31 de marzo de 2017, en las calles frente al Congreso Nacional y dentro del mismo, azuzados por la insistencia del Ejecutivo en su empeño de seguir adelante con los planes de reelección presidencial, desde la Organización de Mujeres Campesinas e Indígenas Conamuri manifestamos cuanto sigue:

Condenamos la violencia desmedida de la represión policial de la noche del 31 de marzo y madrugada del 1 de abril, que dejó como saldo el asesinato a quemarropa del joven Rodrigo Quintana en la sede del Partido Liberal. Nada justifica este abuso de las fuerzas públicas sobre la ciudadanía a la que debe servir y resguardar. En ese sentido, nos solidarizamos con la familia de la víctima y exigimos sean identificados los responsables y que paguen por ello en justo proceso.

Honestamente nos sentimos interpeladas cuando como resultado de acciones de protesta se incendia el edificio del Congreso Nacional –titular de una millonaria póliza de seguro, dicho sea de paso– pero cuando se producen fumigaciones en el campo que erosiona la piel de los niños o los ojos de las mujeres que son sometidas a intoxicación sistemáticamente, no reaccionamos como sociedad con el mismo porcentaje de indignación.

Los gravísimos hechos registrados anoche nos exigen revisar la historia del país, en la que tanto colorados como liberales, movidos por sus propios intereses y por mafias transversales, han utilizado al pueblo como carne de cañón. Esta práctica muy violenta, cuasi bélica, se da en el momento en que los grupos de poder se disputan el espacio político y en el que finalmente son las trabajadoras y los trabajadores quienes ponen sus cuerpos y sufren la represión y las balas.

Responsabilizamos de este lamentable atentado contra la democracia al presidente Horacio Cartes como cabeza visible de este gobierno que en su afán reelecionista no tiene reparos en escupir sobre la Constitución Nacional y bailar sobre su cadáver.

Invitamos a las organizaciones campesinas e indígenas a organizar la resistencia en las comunidades y a no dejarse llevar por pasiones vacías de análisis para actuar con prudencia y en el marco de nuestros procesos liberadores.

Estemos en alerta, pueblo paraguayo: si nos quedamos dormidos, la larga noche stronista nos volverá a cobijar con su nefasto manto.

¡Dictadura nunca más!