Inicio Política

Por Marielle Palau

Se ha colocado como centro de la disputa la modificación de la Constitución Nacional vía enmienda para habilitar la reelección, a partir de lo cual se pretende señalar que hay sólo dos actores: los pro y los anti enmienda. Las críticas se centran en el accionar parlamentario, institución desacreditada desde hace muchos años, por los auto privilegios, por la aprobación de leyes inconstitucionales, por la no aprobación de leyes que beneficien al país y por el golpe del 2012.

Las maniobras políticas en el Parlamento son intrínsecas a su dinámica, se han dado sistemáticamente, por no ir muy lejos, una muestra es la maniobra de agosto del 2016, en la que quienes no están de acuerdo con una ley, la presentan para votar en contra. Sin embargo, sólo la realizada para avanzar en la aprobación de la enmienda desató la furia de quienes creían tener el control para evitarla.

Colocan en el discurso que lo que está en juego es la “democracia”, la “institucionalidad” y la Constitución Nacional, siendo muchos de ellos los que truncaron el proceso democrático con el golpe del 2012 y quienes la violan sistemáticamente. No es el caso entrar a enumerar los artículos que son violados, pero no olvidemos quienes aprobaron la ley de militarización y la de Alianza Pública Privada y quienes se opusieron a la aprobación de ambas, claramente inconstitucionales. Si vamos un poco más atrás, no olvidemos que fueron 39 senadores quienes votaron por “la condena” para darle un supuesto manto de legalidad al golpe contra Fernando Lugo.

Resulta que hoy, quienes sistemáticamente violan la Constitución llaman a defenderla, obviamente por oportunismo político y no por principios. Resulta que hoy los golpistas del 2012, son quienes se autonombran demócratas. Resulta que hoy, los que pactaron con el cartismo y conformaron el pacto azulgrana (partido Colorado, Liberales y Avanza País)- son quienes atacan con todas sus fuerzas al Frente Guazú. Resulta que hoy, muchos de los 39 senadores que destituyeron un gobierno democrático, nos dicen que 25 no pueden cambiar algunos artículos para llamar a un referéndum y que los y las votantes decidan.

Esto en un marco en el que los medios empresariales de comunicación se manifiestan como nunca antes como simples voceros de sus propietarios (los mismo que apoyaron a Cartes hasta no hace mucho), llegando algunos de ellos a ejercer un verdadero terrorismo mediático el día 31 de marzo. Al tiempo que algunos periodistas parecieran estar haciendo ya autocampaña electoral para el 2018.

Como si todo eso fuera poco y en el momento en que se necesita un análisis profundo de lo que nos está ocurriendo como sociedad, algunos referentes del progresismo terminan confundiendo la esencia con la apariencia de la realidad.

Como en varios otros momentos de la historia de este país, jóvenes, estudiantes y gente de diferentes sectores salieron a las calles, convencidas y convencidos que lo hacían para defender la democracia. Quienes impulsan esta campaña, tienen mucha claridad en utilizar las palabras que convocan y por eso la utilizan sistemáticamente, pero vaciándolas de contenido.

Me parece -y puedo estar equivocada- que lo que está por detrás de todo esto es el modelo de país para las próximas décadas. Se está bloqueando por todos los medios la posibilidad de una candidatura progresista con chance de ganar para que el pueblo paraguayo se vea obligado a votar por un colorado o un liberal, sabiendo que ambos van a ser neoliberales rabiosos, van a defender los intereses de la oligarquía nacional, van a seguir vendiendo el país y van a supeditarse a los dictados de la embajada de los Estados Unidos y -de paso- intentar instalar la alternancia bipartidista en el país –viejo sueño del Partido Liberal (PLRA) que por su propia incapacidad y oportunismo nunca lo logró).

Por ello molesta tanto la posibilidad de la candidatura de Fernando Lugo y por eso están haciendo todo lo posible por bloquearla.

La izquierda paraguaya -al menos sus dos expresiones más importantes- ha optado por dos caminos distintos. La aglutinada en el hoy Congreso Democrático del Pueblo por un proceso de lenta acumulación de fuerzas, la del Frente Guazú por el camino electoral. Si bien, ambas no son excluyentes sino todo lo contrario, juntas podrían dar el salto político que este país necesita. Sin embargo, diferentes elementos las fueron distanciando, a tal punto que en algunos momentos terminan confundiendo al enemigo y se atacan entre sí.

Lo cierto es que en esta coyuntura, los ataques se centran en el Frente Guazú, en la única opción electoral progresista con alguna posibilidad de ganar en el 2018, ciertamente no hay ninguna garantía pero al menos es una posibilidad para no ser devorados por la vorágine neoliberal. Sinceramente creo que la única.

Si no se aprueba la enmienda, el cartismo va a tener que encontrar otro títere, como Pedro Alliana, que va a disputar la interna con Mario Abdo Benítez (h), pero continúa en juego para el 2018. Quien quedan de hecho con escasísimas posibilidades de ocupar el sillón en el Palacio de López es Efraín Alegre o cualquier otro que tenga las mismas aspiraciones, ya que no tienen como competir con el nivel de popularidad y aceptación de Fernando Lugo. Así, sin enmienda las candidaturas serían, por un lado el Partido Colorado (Asociación Nacional Republicana, ANR, su nombre oficial) y por otro el PLRA con la alianza que logre construir. Con enmienda, probablemente la disputa electoral real sea ANR y Frente Guasu, un proyecto claramente oligárquico y neoliberal, frente a otro de tiente progresista.

Creo que ese es el motivo de fondo. Creo que esa es la causa por la que los medios empresariales de comunicación y la dirigencia del PLRA instaron a un nuevo marzo paraguayo. Si bien, la policía cartista y su Ministro del Interior son los directos responsables de la violencia y del asesinato de un joven dirigente de PLRA, identificar a los autores morales es bastante más complejo. Intentar sacar rédito político de la muerte del joven Rodrigo Quintana, de cientos de detenidos y heridos es una terrible muestra de perversión y de falta de respeto a la vida misma, a la que como sociedad no podemos permitirnos llegar.

Siempre fui crítica a la figura y al gobierno de Lugo, nunca fui parte del Frente Guasu, creo que la principal debilidad en el país es la falta de una izquierda real que dispute en las coyunturas y se plantee la transformación del país a corto plazo, pero los últimos acontecimientos me tientan a creer que si la derecha empresarial tanto se opone a la enmienda, probablemente sea porque es lo mejor para el país.

 

 

 

Fuente: http://ea.com.py/v2/no-es-la-institucionalidad-ni-la-democracia-lo-que-esta-en-juego/

Escuche audio:
El Concejal de Laureles-Ñeembucu Julio Maidana, en contacto con Radio San Roque González de Santacruz de Ayolas – Misiones- señaló que debe llamar a una nueva elección de Intendente argumentando que están por cumplirse los 90 días de ausencia del Intendente Ignacio Fretes quien se encuentra detenido y soporta un proceso judicial por los supuestos hechos de tenencia y comercialización de estupefacientes y asociación criminal.

“Aquí un grupo de concejales en minoría así lo entiende, hay un sector de la mayoría que no quieren que se comunique a la justicia Electoral” dijo Maidana. Negó que la Junta Municipal haya otorgado el permiso a Fretes, “él comunicó su situación legal, pero la Junta no le dio permiso” sostuvo.

Un sector de la Junta es fiel al señor Eider Vera, actual encargado de despacho del municipio quienes desde principios de diciembre realizaron el corte administrativo, pero nunca se presentó informe al respecto. “Se debe normalizar la situación porque se tiene muchas necesidades, no se pueden recibir recursos y grupo ese quiere que siga todo en forma ilegal” puntualizó.

Escuche audio: 

Este miércoles se conocerán resultados finales, sigue ventaja importante del candidato oficialista

El Consejo Nacional Electoral (CNE), dio a conocer los resultados oficiales al menos hasta el 88.6 % del conteo. El candidato de Alianza País Lenin Moreno, quien en su momento fue vicepresidente de Rafael Correa, sigue al frente del escrutinio con un 39.13 por ciento de las votaciones mientras su inmediato seguidor el derechista Guillermo Lasso alcanza un 28,28%.

Más de 12 millones de ecuatorianos ejercieron su derecho al voto este pasado domingo de 19 de febrero para elegir al presidente, vicepresidente, los 137 diputados a la Asamblea Nacional (AN), los 5 del Parlamento Andino y responder la consulta sobre la prohibición de los paraísos fiscales.

El informe de Maritza Flores de la Radio de la Asamblea Nacional en un servicio especial para el Boletín Ñane Ñe’ê

Fue lo expresado por Monseñor Mario Melanio Medina, Obispo de la Diócesis de Misiones y Ñeembucu en una entrevista con el periodista Benigno Bordon, corresponsal de Radio San Roque en San Ignacio Misiones. Mons Medina dijo que la falta de patriotismo de las autoridades hace que el Paraguay esté sumido en la miseria.

“A pesar que el país tiene riqueza porque generamos mucha energía eléctrica, tenemos riqueza en nuestro suelo, nuestros bosques, el agua, riquezas que entregamos a los osados y aprovechadores vecinos que tenemos” dijo. “Es una realidad dolorosa la poca inversión en la Educación y la Salud, este gobierno tampoco ha hecho una opción por los pequeños y medianos agricultores ya que no existe una política agraria en el País”, concluyó.

El obispo de Misiones y Ñeembucu participó en la fecha del Acto de Graduación de los Alumnos del Bachillerato Técnico Agropecuario del Colegio Nacional Mons. Ramón Pastor Bogarín de San Ignacio.

 

Fuente: Radio San Roque González de Santacruz de Ayolas – Misiones

José Carlos Rodríguez en su artículo Poco efecto del crecimiento económico a favor de la igualdad dice que “el Paraguay dispone desde hace unos meses de los datos de la Encuesta de Hogares (DGEEC) por Departamento, con base en muestras significativas. Esto nos permite hacer cuentas sobre el otro fantasma que acosa a los países subdesarrollados: la desigualdad. El primero es la pobreza. Los datos muestran que, sí, los mayores ingresos van acompañados de menor pobreza. Pero no ocurre lo mismo con la desigualdad”.

Un primer hecho significativo para el experto “es que nuestra desigualdad es alta: 0,47. Junto con América Latina, somos la región más desigual de la humanidad. Asunción tiene una desigualdad similar a la del país. Llama la atención la existencia de situaciones extremas. El Chaco es la zona más desigual del Paraguay. Presidente Hayes tiene una desigualdad de 0,55 y Alto Paraguay tiene una desigualdad de 0,52, que son valores muy superiores a la media del Paraguay. Y Boquerón tiene una desigualdad extrema dentro de los extremos: 0,66”.

Lo paradójico para el autor “es que el departamento más rico del Paraguay tenga también la peor desigualdad del país. El ingreso de las familias de Boquerón es 3 millones de guaraníes por persona por mes, y el del país 1,3 millones per cápita por mes”.

Rodriguez destaca que en la Región Oriental hay más variedad de ingresos que en el Chaco. “Central (0,41) y Amambay (0,42) tienen más igualdad que el promedio nacional y el latinoamericano. Lo que dice que otro desarrollo es posible. Pero la vergüenza de la Región Oriental es Caazapá (0,63), seguido de Concepción (0,56) y Canindeyú (0,54) que tienen índices similares a los departamentos del Chaco. Finalmente, hay tanta desigualdad entre las familias como entre los territorios”.

Rodriguez concluye resaltando que “dadas las regulaciones vigentes como la fiscalidad mínima y regresiva, el sistema económico tiende a enriquecer a los ricos y empobrecer a los pobres. La fiscalidad progresiva supone que quienes tienen más pagan más, como en todos los países industrializados. En el Paraguay no es así. Entonces, si las cosas van mal, van mal para la mayoría. Y si las cosas van económicamente bien, para la mayoría sigue mal, en igualdad. La injusta distribución de la renta, no compensada, no corregida por políticas públicas, fragiliza los vínculos sociales. Atenta contra la cohesión social, cuando la Constitución Nacional nos define como Estado Social de Derecho. Saca credibilidad a las instituciones democráticas y a sus dirigentes, y atropella la dignidad ciudadana”.

 

Fuente: Comunicación Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya (CADEP)

 

A continuación el texto completo:

 

Poco efecto del crecimiento económico a favor de la igualdad

José Carlos Rodríguez

El Paraguay dispone desde hace unos meses de los datos de la Encuesta de Hogares (DGEEC) por Departamento, con base en muestras significativas. Esto nos permite hacer cuentas sobre el otro fantasma que acosa a los países subdesarrollados: la desigualdad. El primero es la pobreza. Los datos muestran que, sí, los mayores ingresos van acompañados de menor pobreza. Pero no ocurre lo mismo con la desigualdad.

Las teorías más optimistas afirman que el crecimiento trae, por sí solo, el desarrollo compartido y disminuye la cantidad de personas bajo la línea de la pobreza. Se entiende por pobreza el daño creado por ingresos tan pequeños que no alcanzan para satisfacer las necesidades básicas. Ya se venían publicando estadísticas anuales sobre la pobreza, cuántos no tienen recursos para satisfacer sus necesidades; y sobre la extrema pobreza, cuántos no tienen recursos para alimentarse. Ahora tenemos datos de ingresos por departamentos, incluso sobre pobreza y desigualdad. ¿Qué nos dicen los datos?

Medida de desigualdad (Gini), Pobreza, Pobreza Extrema e Ingreso por departamentos del Paraguay (2015)

DEPARTAMENTOS Gini 2015 % Pobreza % Pobreza Extrema Ingreso mensual per cápita
CONCEPCION 0,56 38 18 1.021.700
SAN PEDRO 0,47 45 25 712.836
CORDILLERA 0,47 20 6 1.066.204
GUAIRA 0,45 28 11 974.165
CAAGUAZU 0,47 40 21 805.172
CAAZAPA 0,63 48 34 933.876
ITAPUA 0,45 21 11 1.043.146
MISIONES 0,47 25 12 1.133.334
PARAGUARI 0,46 28 17 943.576
ALTO PARANA 0,47 36 19 1.420.925
CENTRAL 0,41 16 5 1.586.942
ÑEEMBUCU 0,49 26 12 1.091.804
AMAMBAY 0,42 15 6 1.344.313
CANINDEYU 0,54 33 21 1.102.192
ALTO PARAGUAY 0,52 36 19 1.030.974
PTE HAYES 0,55 21 10 1.325.735
BOQUERON 0,66 23 15 3.002.586
ASUNCION 0,47 11 3 2.746.780
PARAGUAY 0,47 18 10 1.322.496

Fuente: EPH 2015, DGEEC.

Un primer hecho significativo es que nuestra desigualdad es alta: 0,47. Junto con América Latina, somos la región más desigual de la humanidad.  Asunción tiene una desigualdad similar a la del país.  Llama la atención la existencia de situaciones extremas. El Chaco es la zona más desigual del Paraguay. Presidente Hayes tiene una desigualdad de 0,55 y Alto Paraguay tiene una desigualdad de 0,52, que son valores muy superiores a la media del Paraguay. Y Boquerón tiene una desigualdad extrema dentro de los extremos: 0,66.

Lo paradójico es que el departamento más rico del Paraguay tenga también la peor desigualdad del país. El ingreso de las familias de Boquerón es 3 millones de guaraníes por persona por mes, y el del país 1,3 millones per cápita por mes.

En la Región Oriental hay más variedad de ingresos que en el Chaco. Central (0,41) y Amambay (0,42) tienen más igualdad que el promedio nacional y el latinoamericano. Lo que dice que otro desarrollo es posible. Pero la vergüenza de la Región Oriental es Caazapá (0,63), seguido de Concepción (0,56) y Canindeyú (0,54) que tienen índices similares a los departamentos del Chaco. Finalmente, hay tanta desigualdad entre las familias como entre los territorios.

Correlación entre ingreso, pobreza y desigualdad (2015)

Coeficientes de correlación Ingresos
% Pobreza -0,55
% Pobreza Extrema -0,41
Gini 2015 0,30
Relación decil 10 / decil 01 0,59

Fuente: Elaborado con base en la EPH 2015, DGEEC.

La pregunta clave, desde el punto de vista de los valores constitucionales –valores compartidos y vinculantes— es: ¿cómo se relacionan estos aspectos? O sea, ¿qué vínculo hay entre los ingresos, la pobreza y la desigualdad?  Junto al Gini suele emplearse la división entre el 10% más rico y el 10% más pobre. Los resultados son dispares.

En primer lugar, observamos que hay una correlación inversa entre pobreza e ingreso (- 0,55), esto quiere decir que, afortunadamente, cuanto más ingreso hay en los departamentos menos pobres existen en ellos.

No pasa lo mismo con el Gini ni con la brecha entre deciles (decil 10/ decil 1). Estas medidas de la desigualdad aumentan con el ingreso del departamento.  Territorios con mayor ingreso (Boquerón y la Capital) tienen la peor desigualdad. Y territorios con menos ingreso, como Cordillera o Central, tienen un reparto de los ingresos más justo.

Puede colegirse de ello que las políticas sociales contra la pobreza y el crecimiento económico han aliviado la pobreza. Pero que, dadas las regulaciones vigentes como la fiscalidad mínima y regresiva, el sistema económico tiende a enriquecer a los ricos y empobrecer a los pobres. La fiscalidad progresiva supone que quienes tienen más pagan más, como en todos los países industrializados. En el Paraguay no es así. Entonces, si las cosas van mal, van mal para la mayoría. Y si las cosas van económicamente bien, para la mayoría sigue mal, en igualdad.

La injusta distribución de la renta, no compensada, no corregida por políticas públicas, fragiliza los vínculos sociales. Atenta contra la cohesión social, cuando la Constitución Nacional nos define como Estado Social de Derecho. Saca credibilidad a las instituciones democráticas y a sus dirigentes, y atropella la dignidad ciudadana.

 

Escuche audio completo de la audiencia:

El Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP), el Foro de Periodistas Paraguayos y Voces Paraguay, organización de radios comunitarias, presentaron este viernes 02 de diciembre ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que se reúne en Panama sus denuncias respecto a los graves retrocesos en materia de libertad de expresión que vive actualmente nuestro país.

La presentación estuvo a cargo del Secretario General del SPP, Santiago Ortiz y del abogado Dante Leguizamón quienes expusieron sobre los asesinatos y otros ataques contra periodistas, la concentración de medios y las restricciones a las radios comunitarias que se dan en Paraguay. Durante la audiencia también se hicieron presentes representantes del Estado, a fin de responder a los reclamos presentados por las organizaciones y los representantes de la Comisión Interamericana que podrán realizar recomendaciones al gobierno sobre los temas abordados.

Margarette May Macaulay de Jamaica fue la presidenta de la CIDH; Paulo Vannuchi (Brasil), miembro; Eduardo Lanza, relator de libertad de expresión. En tanto en representación del estado paraguayo estuvieron Teresita Palacios de la CONATEL; Edward Bogado por la SICOM; José Miguel González Bibolini por la Cancillería; y Nuri Montiel por la Corte Suprema de Justicia.