Inicio Pueblos Indígenas

Escuche audio:
Beatriz Rivarola, del pueblo Ava Guaraní – secretaria de Relaciones de la Organización de Mujeres Campesinas e Indígenas CONAMURI, quien se encuentra en Buenos Aires – Argentina- participando de la Cumbre de los Pueblos, en diálogo con Ignacio Cirio de Radio Mundo Real, en un servicio para DEMOINFO Py, abogó por la unidad del sector campesino e indígena para hacer frente a las multinacionales que invaden, expulsan y destruyen comunidades. Ante esta situación la fuerza del pueblo es la solución, la unidad de la clase pobre y trabajadora podrá vencer al opresor, dijo.

Igualmente refirió a la realidad de los campesinos e indígenas en Paraguay. Dijo que tras el golpe parlamentario del 2012 la situación empeoró en el campo, acrecentándose la miseria y pobreza de la gente.

Marcha de participantes de la Cumbre de los Pueblos

Marcha de participantes de la Cumbre de los Pueblos

La Cumbre de los Pueblos se realiza en Buenos Aires como una actividad paralela a la 11ª Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio, que tiene lugar del 10 al 13 del corriente. En la Cumbre de los Pueblos se convocan los movimientos sociales de varios países para gritar #FueraOMC, fuera políticas neoliberales que atropellan derechos humanos, fuera transnacionales que pisotean la soberanía popular.

Desde Paraguay una delegación (compuesta por CLOC-Vía Campesina, Ñamoseke Monsanto y otras) acompaña las propuestas de acciones. Compañeras y compañeros de Conamuri también se encuentran copando los diferentes espacios y articulaciones.

 

Escuche audio:
Indígenas de los pueblos Ache, Mbya y Ava Guaraní ayer martes 12 de diciembre realizaron una manifestación con cierre de rutas en el Cruce 7 Montes, distrito de Curuguaty – Canindeju. Denuncian incumplimiento de promesas de las autoridades para el trabajo de mejoramientos en varias comunidades.

Marciano Chevugui, líder de la comunidad Ache “Chupapou”, en diálogo con Laureano González de “Paraguay Ñande Mba’etee” dijo que salieron a protestar porque en sus respectivas comunidades, 8 en total, las autoridades se habían comprometidos impulsar obras pero que hasta el momento no se concretaron como la provisión de agua potable, construcción de escuelas, reparación de aulas, etc.

Además exigen la destitución o salida de la zona del fiscal Lucrecio Cabrera, quien la semana pasada supuestamente encabezó un operativo para desalojar a indígenas y quemar sus humildes viviendas en el distrito de Yvyrarovana.

Escuche audio:
Los indígenas llegaron hasta Asunción, acampan frente a la sede del Congreso Nacional. Se trata el caso de los indígenas quienes fueron desalojados haces el pasado 7 de diciembre en el departamento de Canindeju, sus humildes viviendas fueron totalmente quemadas y desalojas del lugar ubicado en el distrito de Yvyrarovana.

Sobre el punto Evelio Barreto, comunicador indígena, dialogó con Fabio Duarte de la comunidad Jejyty Miri quien señaló que vinieron a la capital 18 familias asegurando que cuentan con el título de propiedad pero que los brasiguayos sojeros desconocen. El inmueble fue adquirido por el Instituto Paraguayo del Indígena (INDI), dijo.

Los indígenas tras el lamentable suceso sufrieron todo tipo de amenazas, algunos incluso fueron imputaron por la Fiscalía. Quemaron sus casas y le amenazaron con echarle a la fuerza, ante esta situación decidieron abandonar la tierra, para buscar apoyo por parte del Estado.

Duarte dijo que ellos piden a las autoridades que solucionen en esta semana si es posible porque ellos quieren volver a la tierra donde fueron desalojados, porque hay tienen ellos sus cultivos etc.

Así se concretará la medida de reparación principal de la sentencia internacional más antigua que Paraguay tiene por restitución de tierras ancestrales.

Indigenas - Yakye AxaAsunción, diciembre de 2017. Entre el 27 y 30 de noviembre pasados una comitiva de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) visitó Paraguay para verificar en terreno el cumplimiento de tres sentencias internacionales sobre restitución de tierras ancestrales.

La misma estuvo encabezada por Patricio Pazmiño, uno de los siete jueces del órgano de justicia, que viajó más de 300 kilómetros al Norte de la capital para compenetrarse con la realidad de las comunidades indígenas del Chaco paraguayo Yakye Axa, Sawhoyamaxa (pueblo enxet) y Xákmok Kásek (pueblo sanapana), beneficiadas con fallos en 2005, 2006 y 2010 respectivamente.

En los tres casos, la Corte IDH había declarado la responsabilidad de Paraguay de no haber garantizado el derecho de propiedad ancestral de estas comunidades y una serie de derechos derivados. Y le obligó a restituir sus territorios ancestrales y otra serie de medidas encaminadas a la afirmación de derechos de las familias.

Varios años después de las sentencias, de un total de 36 medidas de reparación a favor de las tres comunidades indígenas, hasta hoy el Estado paraguayo cumplió solamente 3 en forma total, de acuerdo a la última resolución de la Corte IDH de agosto último.

Tras la visita de la semana pasada la Corte IDH emplazó a Paraguay hasta el 15 de enero para que presente un informe actualizado del nivel de cumplimiento de las sentencias.

Yakye Axa es la más afectada por esta dilación, porque a pesar de que el Estado le devolvió 12.312 hectáreas en 2012, nunca las 76 familias que la componen pudieron llegar hasta el lugar por falta de acceso, retrasándose así el cumplimiento de la principal obligación de la sentencia.

Las familias siguen en la misma realidad de vulneración en que estaban antes de haber ganado el fallo internacional: desplazadas de sus tierras y viviendo al borde de la ruta Pozo Colorado-Concepción a la altura del kilómetro 350, en condiciones de insalubridad, peligros viales, falta de infraestructura y agua potable, sin posibilidades de realizar sus prácticas tradicionales alimentarias, económicas y espirituales.

Hace tres años las partes (Estado, comunidad y representantes legales) avanzaron en la decisión de construir un camino de 35 kilómetros que conecte la ruta con las tierras de Yakye Axa.

El Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) trazó el camino y lo inició en su primera etapa (unos 12 kilómetros), pero se frenó ante la oposición de dos estancias privadas que se verían afectadas por el paso del camino. Desde entonces el Estado no inició ningún trámite para sortear este obstáculo.

Durante la visita de la Corte IDH la semana pasada la ministra de la Corte Suprema, Alicia Pucheta, comprometió a la justicia paraguaya a gestionar una servidumbre de paso ante las estancias, una figura judicial que obliga a ceder terreno privado para camino público, lo que permitiría continuar con las obras.

La construcción de este camino, además, terminará con el aislamiento que sufren otras tres comunidades de la zona, Colonia 96, Buena Vista y Kelyenmagategma, que en años anteriores costó la vida a varios de sus miembros por no poder llegar a centros de salud ni poder ser rescatados.

Junto con la construcción de este camino para Yakye Axa, las demás medidas urgentes que debe cumplir el Estado en las tres sentencias son la titulación de las tierras restituidas, de forma a asegurarlas; el desembolso de presupuesto estatal para la ejecución de proyectos de desarrollo comunitario para la atención de todos los derechos; y asistencia médica permanente, que incluya un protocolo de atención para casos de emergencia, asistencia a través de unidades móviles y programas de atención preventiva de la salud.

Todas estas medidas fueron establecidas en las sentencias y el Estado paraguayo tiene la obligación jurídica internacional de cumplirlas.

Contactos de prensa:
María Julia Cabello, abogada. 0982 344034
José Paniagua, abogado. 0985 319810
Óscar Ayala, abogado. 0971 284292

Escuche audio:
Beatriz Rivarola, secretaria de Relaciones de la Organización de Mujeres Campesinas e Indígenas CONAMURI valoró la presencia reciente en el país de Lorena Cabnal indígena maya-xinca feminista comunitaria de Guatemala. Dijo que salieron muy fortalecidas luego de mantener jornadas de sanación y reflexión políticas sobre los saberes indígenas

Rivarola en orden mencionó que la gran preocupación en Paraguay para los indígenas es que sus comunidades se encuentran rodeadas de cultivos de soja trayendo consigo las pulverizaciones provocando enfermedades a la población. Ella vive en la comunidad “Tekojoja” en el departamento de Canindeju.

Escuche audio:

El señor Beníto Barreto, líder indígena de la comunidad “Tekojoja” del pueblo Ava Guaraní, distrito de Jasy Kañy – Canindeju- en diálogo con Evelio Damian Rivarola refiere sobre la realidad en su comunidad. En cuanto a las necesidades menciona que son muchas, pero tal vez la más preocupante es la falta de trabajo para la población. La mayoría solo viven de changas, incluso hay carencias en algunas comunidades.

Dice además que gracias a la gestión comunitaria existen algunos avances, por ejemplo, consiguieron para sus viviendas, instalación eléctrica y agua potable. Reiteró que la principal preocupación entre los indígenas es la falta de trabajo remunerado. La mayoría en la comunidad son agricultoras.

En cuanto a educación, disponen de cierta infraestructura pero en materia de salud dijo que ellos están completamente abandonados por parte del estado paraguayo. Si bien cuentan con una promotora de salud la misma desarrolla su tarea de manera voluntaria en la comunidad. Ellos sienten la discriminación por parte del estado, afirman que por ser indígena no fue contratada.

Otro aspecto a mejorar y que refiere al día a día de los indígenas es el mal estado de los caminos vecinales. Se encuentran abandonados por parte de los instituciones locales, y dice que existen muchas comunidades Indígenas que ni siquiera cuentan con viviendas, carecen de instalación eléctrica, agua potable muchos menos acceden a la salud.