Inicio noticias publicadas

Desde la VII Conferencia Internacional de La Vía Campesina, celebrada en el municipio de Derio (País Vasco), nos solidarizamos con los Seis Campesinos, dirigentes y presos políticos de Paraguay, y con las organizaciones, movimientos e individualidades nacionales e internacionales que luchan en articulación por la libertad de los mismos.

Entendemos que su sentencia a 35 años de pena carcelaria forma parte de la criminalización de las luchas populares en una clara expresión de condena por razones ideológicas en el marco del abuso del poder y del terrorismo de Estado.
Acompañamos también el Caso Curuguaty en la lucha por la tierra, alzando nuestra voz de protesta por las injusticias perpetradas contra familias campesinas desposeídas, procesadas y condenadas por reclamar sus derechos, por pretender tierra, una mejor calidad de vida y paz.

Repudiamos la persecución feroz que lleva adelante el Estado paraguayo en contra del campesinado y de los pueblos indígenas, la cual se traduce no solo en la existencia de presos políticos de la Reforma Agraria, sino también en 117 asesinatos de líderes campesinos no investigados en 28 años de transición democrática, desalojos compulsivos para instalar el capitalismo agrario, migración forzosa del campo a la ciudad y violaciones a derechos básicos.

Animamos al pueblo paraguayo y a los movimientos populares del campo a redoblar los esfuerzos por la unidad para enfrentar y confrontar los embates del capital en los territorios.

¡La solidaridad es la ternura de los pueblos!

 

Fuente: viacampesina.org

La Vía Campesina

fcee94c6-9b56-4d35-8542-8685a71698b3Vecinos de la Colonia Barberokue del distrito de San Pedro del Ykuamandyju, segundo departamento (San Pedro), están preocupados porque en los alrededores se han iniciado los trabajos de cultivos de soja y maíz transgénicos que afectará gravemente la producción de las familias que se dedican a la agricultura campesina y orgánica. Estos preparativos a gran escala se desarrollan pese a existir una ordenanza municipal que prohíbe las plantaciones transgénicas en la zona, desde el año 2014.

Desde hace unos días la población vive en zozobra ante la posibilidad de que estas actividades afecten no solo la producción y a sus animales domésticos, sino también la salud de las personas. “Los niños al salir de la escuela tienen que pasar por las fumigaciones”, denunció el vecino Esteban Romero. “La ordenanza prohíbe la plantación de soja y el uso de productos químicos, sobre eso nos estamos organizando”, continuó.

En la mañana de este miércoles 16 de agosto, se realizó una plenaria de vecinos en Calle 1000 con el intendente municipal Gustavo Rodríguez con otros representantes de instituciones del Estado, como funcionarios del Senave, el Ministerio Público y la Policía Nacional. El objetivo de la comunidad es hacer respetar el texto de la ordenanza municipal y la legislación ambiental.

Por otro lado, una vecina de la comunidad 15 de Mayo informó sobre el incendio registrado el pasado sábado 12 del corriente en un domicilio particular que linda con el terreno de plantaciones de soja. Testigos dijeron haber visto a una persona sospechosa merodeando el área poco antes del incendio, por lo que no se descarta que el incidente haya sido provocado, seguramente como una forma de amedrentamiento ante la organización de la comunidad que está decidida a resistir ante el avance de los monocultivos y fumigaciones.

 

Texto/DV

Foto: RTV

Foto: RTV

Después de 40 días los pequeños agricultores movilizados retornaron a sus respectivas casas con importantes conquistas como por ejemplo: 1) La promulgación de la ley de Emergencia, con la propuesta de reglamentación para el decreto. 2) La sanción de la ley de subsidios. 3) LA convocatoria de la cubre de los tres poderes ejecutivo, legislativo y judicial. 4) La presentación de la denuncia ante la Corte Suprema de Justicia sobre los casos de criminalización de la lucha sociales de los campesinos y Trabajadores de Transporte. 5) Y La presentación de dos ante proyectos de leyes al Pte del Senado Fernando Lugo como respuestas a la solución estructural de los problemas históricos del campesinado.* 1) Proyecto de Ley que crea el Sistema Nacional de la Agricultura Familiar Campesina 2) Proyecto de Ley de creación del Ministerio de Desarrollo de la Agricultura Agricultura Familiar Campesina.

A través de la Ley de la Agricultura Familiar Campesina se trata de desarrollar POLITICAS PÚBLICAS con marcos legales normativos que generan PLANES; PROGRAMAS Y PROYECTOS como POLITICAS DE ESTADO con presupuesto blindado en el Presupuesto General de la Nación y no como proyectos de asistencia que depende de un crédito externo o de regalos de la cooperación internacional.

En este marco, se inició el proceso de elaboración participativa del Ante Proyecto de Ley de la Agricultura Familiar Campesina y la Creación del Ministerio de Desarrollo de la Agricultura Familiar Campesino como órgano institucional de su aplicación para llenar un vacío jurídico y una deuda histórica con el campesinado nacional, que hasta el momento no es aún considerado SUJETO JURIDICO de DERECHO sin lo cual no se puede avanzar a desarrollarse como SUJETO SOCIAL y SUJETO POLÏTICO en una sociedad más incluyente, inclusiva, justa, equitativa y solidaria. Se plantea la Ley como herramienta jurídica para la DEFENSA, el FOMENTO y el ARRAIGO de la Agricultura Familiar Campesina en el Paraguay.

En el Ante Proyecto de Ley se concibe a la Agricultura Familiar Campesina como un sistema social, económico, ecológico, político, cultural, espiritual y sicosocial. El SUJETO DE LA LEY es el Agricultor/a campesino y familias campesinas que están registrados en la Dirección General de registro nacional de la agricultura familiar (RENAF), que lleva adelante actividades productivas agrícolas, pecuarias, forestal y acuícola en el medio rural de manera sustentable con tenencia de tierra de hasta 50 Has.

Luego de conocerse la decisión en el Senado en no tratar el veto presidencial a la ley del subsidio referente a la deuda de los pequeños agricultores la señora Agripina Sanabria Toledo que vive en el distrito de Blas Garay del departamento Caaguazú expresó que continuaran luchando.

Seguimos en la lucha, venimos a protestar en Asunción consecuencia de la mala producción agrícola afectada por fenómenos climáticos, hecho que imposibilitó pagar nuestras deudas y no es como dice el Presidente de la República que somos haraganes, la resistencia en la plaza, bajo carpa nos fortalece, no estamos entregados y no nos vencerán, dice con convicción la mujer.

En tanto Francisca Aquino, también del departamento de Caaguazú reafirma que como mujer campesina no están entregadas ni mucho menos van desanimadas de regreso a sus respectivas casas.

Estamos contentas porque logramos que la agricultura familiar campesina sea declarada en emergencia, si Dios permite nos volveremos a encontrar a finales del mes de setiembre, puntualizó.

Después de 36 días de resistencia los pequeños agricultores movilizados y que integran la Coordinadora Nacional Intersectorial CNI abandonaron las plazas ubicadas frente al Congreso Nacional en la tarde de este jueves 17 de agosto.  Los labriegos consideran un logro la aprobación de la Declaración de Emergencia en la Agricultura Familiar y esperan que el Ejecutivo los convoque para su planificación. Según afirman hacia finales del mes de septiembre volverían a movilizarse.

Escuche audio:
Así dice Camila Montesinos Urbina (Chilena), experta y estudiosa sobre la soberanía alimentaria en declaraciones a DEMOINFO Paraguay quien se encuentra en el país participando de un encuentro internacional con la CLOC Vía Campesina

La importancia radica en que la soberanía alimentaria es la única forma de garantizar que todos los pueblos del mundo van a tener alimentación de calidad y en suficiente cantidad.

Una alimentación disfrutable, la alimentación no es solamente comer además hay que disfrutarla, dice recalcando que la soberanía alimentaria es un principio de organización social que garantiza el alimento a todo el mundo.

No hay país en el mundo que pueda decir que es soberano en alimentación, quizás el que más se acerca a esta práctica es Cuba. Pero si hay experiencias desde las comunidades, desde las bases que intentan hacia la soberanía en su alimentación.

Montesino comenta que en base a estudios realizados por mucho tiempo sobre la agricultura es que en todo el mundo, bajo todas las condiciones de agricultura, sea de tipo industrial, tradicional, etc. en todo tipo de agricultura, la propiedad pequeña, ha sido y sigue siendo más productiva que la gran propiedad cuando se piensa en la producción por hectárea

Como ejemplo puso el caso de Europa donde los pequeños agricultores en promedio son en un 10 y 30 % más productivo por hectáreas que la agricultura a gran escala. Si se toman los rendimientos por hectáreas y por superficies son más productivos. En Centro América igualmente hay estudios que demuestran que la producción se podría triplicar en caso que toda la tierra cultivable esté en manos del campesino. Esa misma realidad se da en Brasil. Cuenta que en los rubros no solamente hortalizas, papas, maíz sino también en carne, huevos, cerdos, los campesinos son mucho más productivos que los sojeros.

El problema de la mejora en la condición de vida del campesino no es a causa de producción o productividad sino que el agricultor accede a muy poca extensión de tierra. Hay empresas forestales que tienen bajo su poder más de un millón de hectáreas de tierras. Una sola empresa tiene más tierras que todos los campesinos juntos, indicó la mujer.

El empresario puede producir 10 dólares por hectáreas y puede ganar cien millones de dólares por año y no necesita ser productivo en tanto el campesino que produce más pero no tiene tierras suficientes, ni siquiera le alcanza los precios ni encuentra mercados. El intermediario generalmente se beneficie de su trabajo. Si se asegura un mercado al campesino, con una buena producción de comida él estaría viviendo dignamente.

Para promover adecuadamente la soberanía alimentaria se necesita de una reforma agraria integral desconcentrar la tenencia de la tierra. América Latina es el caso más negativo en cuanto a la redistribución de la tierra. Con apoyo técnico, organización política, facilitando mercados el campesino tendría una mejor vida.

La traba está en la las grandes corporaciones, de los grande capitales donde se han dado cuenta que la alimentación es el gran negocio, donde por ejemplo se duplica a la ganancia del petróleo. La comida es un negocio que se puede evitar, la alimentación es un gran negocio apoderado por las transnacionales, afirma Camila

Escuche audio:
En el local del Instituto Agroecológico Latinoamericano IALA Guaraní ubicado en la localidad de Nueva Italia del departamento Central se realiza un encuentro de formación internacional. Se trata de un espacio con el propósito de compartir las experiencias de formación impulsadas desde la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones Campesina CLOC-Vía Campesina.

Viviana Catrileo, de Chile

Viviana Catrileo, de Chile

Son procesos que vienen desarrollándose en los institutos y escuelas agroecológicas que son acompañadas por la CLOC-Via Campesina
Viviana Catrileo, de la Asociación Nacional de Mujeres e Indígenas ANAMURI de Chile, una de las participantes dijo a DEMOINFO Paraguay que esta oportunidad están socializando la experiencia de siete institutos y escuelas agroecológica en toda Latinoamérica

Entre otras cosas se busca nutrir los procesos y articulaciones orientados por en los Comités Políticos Pedagógicos CPP. En las articulaciones de los IALAS se trazan objetivos comunes para el fortalecimiento de la agroecología, se camina hacia la soberanía alimentaria, dijo.

El encuentro concluirá este fin de semana