Inicio noticias destacadas Reflexiones sobre los Tratados de Itaipu y Yasyreta

Reflexiones sobre los Tratados de Itaipu y Yasyreta

itaipu-represa-1024x649Remontándonos a la década de los 70, se suscribieron dos tratados ignominiosos. En ambos se nos trata (y aceptamos) como el hermanito menor que se contenta con caramelitos.

  • Los tratados NO SON EQUITATIVOS. Formalmente son simétricos con relación a ambos socios, pero en realidad ambos tratados están orientados a favorecer a nuestros hermanos mayores: Por ejemplo dicen: ¨Si una de las partes no usa toda la energía que le corresponde, puede venderla a terceros, dando preferencia a la otra parte … ¨. Obviamente, la aplicación es en un solo sentido, ya que tanto Brasil como Argentina necesitan de toda la energía producida y aún más. No tienen excedente que vender a terceros países. Paraguay en cambio no puede usar aún hoy, a más de 40 años de vigencia de los tratados, todo el cupo de energía que le corresponde. Es el único que tiene excedente de energía y por consiguiente Paraguay es el único que puede vender ese excedente.
  • Una de las cláusulas exige que si hay varios interesados en comprar energía, Brasil (Argentina) tiene preferencia de compra ante terceros países; o lo que es equivalente a decir, Paraguay venderá su excedente exclusivamente a Brasil (a Argentina).
  • Además, el precio de venta está prefijado en el tratado. ABSURDO! Lo que se firmó es equivalente a decir: Paraguay le venderá exclusivamente a Brasil (Argentina) el excedente que no utiliza a un precio fijo de xxx …
  • En un tratado equitativo, el precio de venta de la energía no utilizada debería actualizarse de acuerdo a las variaciones de ciertos valores de referencia, como el oro, el petróleo, el dólar, el precio de la energía eléctrica en otros mercados, etc.
  • En otra parte de los tratados dice ¨La Dirección la ejercen ambos socios, con un Director General y uno Adjunto, durando en sus funciones 10 años. El primer Director General será brasileño (argentino)¨. En cuarenta años de vigencia de los tratados, NUNCA HUBO un Director General Paraguayo. Y el Director General decide. Y el Director Adjunto qué? Un ejemplo reciente de las arbitrariedades que pueden hacer nuestros socios: la Argentina hizo funcionar las turbinas por encima de la cota máxima establecida en el tratado, recomendada por razones técnicas, a riesgo de provocar situaciones peligrosas en el funcionamiento mecánica de las turbinas y la disminución de su vida útil (además de mayor superficie inundada en nuestro país). Creo que situaciones como ésta no se deben permitir bajo ninguna circunstancia. Qué hizo nuestro país? Hubo protestas formales o se aceptó el atropello resignadamente?

El brazo Añacua, un capítulo aparte

  • El brazo Añacua está totalmente dentro del territorio paraguayo. Entonces, no entiendo por qué debe ser parte del tratado de Yacyretá. No tiene por qué ser objeto de negociación con Argentina.
  • Los posibles proyectos de este brazo deben ser manejados exclusivamente por Paraguay y ser llevados adelante de acuerdo a los intereses paraguayos y de nadie más. Su realización debe ser potestad exclusiva de Paraguay; y si nuestro país decide llevarlo adelante, debe hacerlo con la mejor oferta internacional que reciba de acuerdo a sus intereses con cualquier país y la energía resultante debe ser utilizada en provecho nuestro o vendida libremente a quien nuestro país desee hacerlo siempre teniendo en cuenta los beneficios que podamos recibir.
  • Como ahora Paraguay no necesita energía (le sobra) su realización no le debe interesar por ahora. El brazo Añacua debe ser una reserva para el futuro. Para nuestro futuro.
  • Sin embargo, el proyecto Añacua está atado al tratado de Yacyreta, lo cual implica: a) aumento de la ya abultada deuda de Yacyreta; b) Venta total de la energía producida a Argentina a precio fijado por el tratado, es decir a un precio irrisorio. De no realizarse este proyecto, Paraguay no se sentiría resentido por ello ni tendría un incremento de la deuda actual.
  • Lamentablemente no es así. En el Acta de Entendimiento se aprobó su maquinación para beneficio exclusivo de nuestro socio, con el consiguiente incremento de nuestra deuda. El proyecto Añacua no fue utilizado convenientemente como instrumento de negociación. Simplemente, se cedió.
  • Para nuestro país, la inversión que implica la maquinación de Añacua hubiera sido utilizada para otros proyectos de gran importancia para nuestro país, como por ejemplo, la extensión de más líneas de 500 KV a diversos puntos del territorio nacional, condición insoslayable para la utilización de la energía en nuestro territorio que ahora vendemos a precios irrisorios a nuestros socios; a ambos.

EL Acta de entendimiento se hizo entre cuatro paredes, se la firmó y tengo entendido que hasta ahora no ha sido enviada al Congreso para su análisis y eventual aprobación o rechazo. Esperemos que los Senadores muestren el patriotismo suficiente para defender los intereses nacionales y decidan lo que es mejor para nuestro país.

Ojalá que los senadores emulen lo que hicieron nuestros padres y abuelos que con grandes sacrificios y vidas defendieron la soberanía nacional.

Dedico estas reflexiones a tantos héroes cuyo comportamiento y patriotismo nos llenan de legítimo orgullo.
Por Horacio Feliciángeli

Escrito el 12 de junio, a los 82 años de la PAZ DEL CHACO.

NO HAY COMENTARIOS AUN

Deja un comentario